jueves, 28 de agosto de 2008

España de mi querer


“Qué lejos te vas quedando,
España de mi querer,
a Dios le pido llorando,
que pronto te vuelva a ver”






Si el genial Antonio Molina levantara la cabeza…
Y es que según están las cosas, a Dios se le puede rezar por muchos motivos, uno de ellos, perder de vista este asqueroso país donde nos ha tocado nacer.
Hoy me voy a quedar bien a gusto escribiendo, hoy es uno de esos días en los que te levantas adormilado, llegas al trabajo, abres un periódico digital y cuando llevas leídas tres o cuatro noticias, pegas un puñetazo en la mesa y te vas al baño a evacuar.


Esto para usted, Zapatero, esto para Solbes, esto para Otegi… Luego te levantas de la taza del váter satisfecho, más ligero, pero igual de encabronado.

España es diferente, eso siempre lo decimos los autóctonos con una sonrisita, con ese humor que nos caracteriza y que nos ayuda a mirar para otro lado, porque España no es diferente, España es cutre salchichera, es el culo de Europa, es la mediocridad hecha nación.
Miro la piel de toro y destila dolor. Al menos a mí me duele, porque me duele España. A otros, francamente, les suda la polla. Veremos por cuanto tiempo, porque estamos muy mal acostumbrados, y solo nos lamentamos cuando los problemas llegan a nuestras casas, hoy por hoy, que al vecino le pelen las barbas, nos la trae un poco al fresco.
Echemos un vistazo rápido a nuestra geografía:



Galicia: Tierra secuestrada por las hordas de ZP, por sus socios nacionalistas. Allí comienza a sentirse la política lingüística, el influjo nacionalista en la educación y la claudicación ante los disparates separatistas. Aunque ahora que lo pienso, el facha de Fraga empezó con este disparate. A la vejez, viruelas.
Ahora tocan elecciones anticipadas, tiene mucho miedo Zapatero a perder el poder en aquellas tierras, por interés electoral y no por el bien de los gallegos, nuestro presi adelantará las elecciones, no vaya a ser que en primavera los aires de recesión económica hagan a los gallegiños votar a quien no deben. Aunque no cambiarían mucho las cosas si ganaran los populares, el Barbas ya está abducido por su nueva cúpula dialogante y simpaticota y ya ha declarado que no le importaría entenderse con el BNG si llega el caso. Siga así, señor Rajoy, usted si que le echa huevos al asunto.

Vascongadas: Qué podemos decir de este nido de víboras políticas. Aquí hace tiempo que está todo el pescado vendido. Leo hoy a Arzalluz elogiando a los terroristas de ETA, ladrando sobre independencia, veo a un PP noqueado tras la salida de María San Gil, a una sociedad vasca acobardada por la Kale Borroka, a víctimas ultrajadas, a De Juana y Otegi campando a sus anchas, a un lehendakari empeñado en un referéndum ilegal. Me niego a hablar más de Vascongadas.

Cataluña: En Cataluña resurge ya hasta Pujol, el del gobierno del 3% de corrupciones, quiero decir comisiones.
Habla también Carod sobre solidaridad con el resto de España. Según él, Cataluña da dinero a Extremadura para crear riqueza, no para crear funcionariado. Estoy con usted, señor Carod, es de vergüenza, igual que lo es que yo pague mis impuestos para que usted y sus socios los inviertan en estudios y informes inútiles, encargados a familiares y becarios de su cuerda. Tampoco pago para que se lo gasten en perseguir el castellano ni para que sus juventudes más radicales se manifiesten bajo el lema “Ultrajemos a España”, ni mucho menos para que en Barcelona se pasen la Ley de Banderas por el arco del triunfo o cuelguen en las fiestas del barrio de Sants pancartas pidiendo la excarcelación de presos ¿políticos? etarras. Aquí tampoco existe oposición, mucho menos desde que Rajoy decidiese ser el amigo de los niños, como un Espinete barbado. El nuevo PP de Sánchez Camacho no sabe ni a qué juega, o lo sabe demasiado bien.
Se negó a firmar el manifiesto en defensa del castellano, pide ahora que se cumpla el Estatut mientras a la vez lo tiene recurrido en el Constitucional, etc, etc. Las siglas del PPC se han convertido de la noche a la mañana en las del Partido de Payasos Complejines.

Luego Pepito Piscinas, un tal Puig, se despacha a gusto en su blog insultando a Nadal y a Gasol por pasear su españolidad en los Juegos Olímpicos de Pekín. Cállese, estúpido blasfemo y deje a nuestros deportistas disfrutar de sus éxitos sin mancharlos de infecto nacionalismo.



Andalucía y Extremadura:
Feudos socialistas desde los tiempos de Matusalén ahí siguen, en el vagón de cola chupando del Estado. Dicen que tenemos lo que nos merecemos. Amén.

Madrid: La cuna del requiebro y del chotis.¡Qué cierto! Hoy Solbes dormirá al personal en los butacones del Congreso con sus requiebros presupuestarios. Han evitado los socialistas que ZP, alias Bambi, hable de economía y financiación bailando el chotis bien agarraos a ICV. Bambi sigue en el bosquecillo después de sus vacaciones en la Reserva de Doñana, hablando con su amiguito Tambor y oliendo florecillas y mariposeando como siempre. Él dice que España está preparadísima para afrontar la crisis, no como esos pobretones de alemanes, ingleses o franceses. ¡Qué sabrán esos países de economía! Aquí tenemos dinero para comprar votos a 400 euros cada uno, para cheques bebés, para Estatutos, para Ministerios de Igualdad, para comprar suelo a las inmobiliarias arruinadas y para una chocolatada en Sol si se tercia.
Esto es jauja y no nos hemos dado cuenta, aquí todos dejamos un euro de propina, caminamos hacia el pleno empleo, todos pagamos las hipotecas con el dinero que se nos cae de los bolsillos, compramos diesel como si fuera agua y mil gilipolleces más que se le ocurren a este iluminado monclovita que vive en los Mundos de Yupi con Espinete, que se ha hecho mayor y se ha dejado barba. Todos los días juegan al corro de la patata y cantan “El patio de mi casa es particular”.

Y ahora si me fuera al bar a preguntar al primer español de a pié que me encuentre sobre esta España que nos ha tocado vivir, seguro que me diría:
- ¿Galicia? ¡Menudo marisquito rico que hay allí! ¡Otra de gambas!
- ¿Euskadi? Me sé un chiste de vascos cojonudo. Dice así…
- ¿Cataluña? ¡Joder que equipazo ha hecho el Barça este año! ¡Messi se va a salir!
- ¿Andalucía? Me he pegado una semanita en Cádiz… ¡Qué playitas, macho!
- ¿Crisis? Las cosas están muy mal, pero bueno, mientras vayamos tirando, si al fin y al cabo da lo mismo quien gobierne…

Y salgo a la calle pensando en irme a vivir a otro sitio, despidiéndome de mi España como Antonio Molina. Lo malo es que se me ha olvidado la letra…


“Mugrienta te están dejando,
España de mi querer,
a Dios le pido llorando,
que nunca te vuelva a ver”

jueves, 21 de agosto de 2008

JACOBO

“Cuando menos te lo esperas va la vida y te sorprende, tanto tiempo de vacío que se llena de repente. He vuelto a ver a un buen amigo, a mi colega de siempre…”
Así reza El Arrebato en uno de sus mejores temas a mi entender.
Siempre es grato saber de personas cuyo recuerdo guardas en el fondo de tu alma por mucho tiempo que pase sin verlas.
Siempre me he acordado de mi amigo Jacobo con cariño.

Un chico de barrio que conocí en el colegio, con tez olivada y con las zapatillas más guapas que recuerdo. Con ellas lograba saltar desde lo más alto de las espalderas del gimnasio sin destrozarse los tobillos. Sin duda era uno de los más fuertes de la clase, y aunque nadie se acercaba a él por su aspecto peligroso y su mostacho incipiente cuando el resto de críos no teníamos ni bozo sutil encima de la boca, él comenzó a sentarse conmigo.
Me hablaba de su barrio, El Hoyo, donde muchos de sus amigos eran auténticos delincuentes juveniles que fumaban porros y robaban a los muchachos de otras zonas de Aranjuez.

Jacobo era bueno en matemáticas, le encantaban las artes marciales y los videojuegos.
Recuerdo un trabajo que hice con él sobre este último tema, también me acuerdo de su perro, un boxer entrado en años, del boomerang que tenía encima de la cama y de los dos patitos silvestres encerrados en una caja que había birlado a su madre en los márgenes del río Tajo.
Luego le perdí la pista cuando llegó el Instituto, su vida seguía siendo un asco, trabajaba de lo que le salía y su pasado, desconocido por él hasta el momento, se revelaba cruel y angustioso ante sus ojos adolescentes. La mujer que le había criado toda la vida no era su abuela, su padre le había dejado a su cuidado y se había ido al Levante a vivir con otra mujer y tenía con ella un hermanastro.
Jacobo había perdido el norte definitivamente, incluso la cabeza. Había estado ingresado en un psiquiátrico por depresión y esquizofrenia y tenía que medicarse con pastillas para estos desórdenes mentales.
Salía solo por las noches, nadie quería estar a su lado, y cuando en algún bar de copas nos lo encontrábamos, huíamos de él porque era capaz de meterte en un lío por su cabeza perdida y su carácter extraño.
Pero había días que no podíamos esquivarle y me acompañaba a casa aunque viviese alejado de mi barrio, quería que alguien le escuchara, me hablaba de su padre, de que soñaba con matarle, de que su supuesta abuela le tenía harto, de que había cogido una moto de segunda mano y carretera Andalucía abajo había llegado hasta Córdoba, durmiendo en las cunetas, hasta que el cacharro no dio más de sí y le dejó tirado en Puertollano al regreso.
Yo le estimaba, era una persona noble, de buen corazón, a la que la vida le había jugado una mala pasada y no había tenido posibilidad de levantar cabeza.
Las malas amistades le llevaron a la cárcel por un delito estúpido, de gente sin recursos, por robar cobre en una obra.
Después dejé de cruzarme con él un buen día, hace al menos 3 años. La última imagen que tengo de él es subiendo a un tren en Atocha, destino Aranjuez. Eran las 9 de la mañana, yo bajaba de ese mismo tren y el codazo de un amigo mío me delató su presencia. Tenía la mirada perdida, el gesto triste y abandonado. No le saludé, por las prisas de la mañana, porque no sabía que decirle, porque a veces solo damos importancia a un gesto cuando ya es demasiado tarde.


Ayer me llamó otro buen amigo, Dani. Está en Barcelona trabajando y me sorprendió ver su nombre en la pantalla del móvil:
- ¿Qué tal, figura? ¿Te mola Barcelona?
- Oye, Javi, ¿sabes quien se ha suicidado?
- ¿Quién?
- Jacobo, el del Hoyo. Se tiró el otro día a las vías del tren en Ciempozuelos. Como eras su coleguita, he dicho… voy a llamarle por si no lo sabe…

Ciertamente no lo sabía, esa es la verdad, y se lo conté a todos los que le conocían gracias a mí. Estaba loco, era de esperar, quien mal anda mal acaba…
Supongo que nadie en su barrio pensará ya en él, ni su padre sentirá el dolor profundo que puede sentir un buen padre. Su supuesta abuela habrá muerto hace ya mucho tiempo, el hijo natural de ésta, un yonki que se gastaba en caballo el dinero de la comida, quién sabe donde andará.
Era un alma solitaria mi amigo Jacobo, una persona inadaptada, un salvaje perdido en la selva de la civilización.
Y yo me pregunto: ¿Quién es más salvaje en este asqueroso mundo? ¿Qué hacemos mal para que muchos seres humanos no quieran seguir viviendo? ¿Qué pasó por tu cabeza, Jacobo, para matarte de ese modo tan horrible? ¿Tan imposible viste el mundo para renunciar a la vida y al futuro?
No fuiste nadie jamás, todos te despreciaban y se apartaban de ti. Ningún ser te dio una oportunidad, jamás tuviste novia ni saliste con amigos por las noches. Todos somos culpables de tu muerte, ya descansas, compañero, y aunque sirva para poco, pues ya estás muerto y no podrás leer las cosas que pienso de ti, al menos, quiero que sepas ahora que estás en el Cielo, que yo siempre guardaré dentro de mi corazón un buen recuerdo tuyo, que no solo despertaste desprecio y rechazo en esta vida, por ello siempre estarás aquí.
Siempre te tuve cariño, aunque me tiraras mil veces haciendo llaves de judo, aunque me vacilaras en Educación Física o me embistieras demasiado fuerte en los coches de choque del ferial.


Que Dios te tenga en su Gloria eterna, Jacobo. Descansa en paz, amigo mío.