viernes, 9 de enero de 2009

¿Dónde están mis amigos?

Dedicado con cariño a Upe (¡feliz cumpleaños!) y a su familia, mis fieles lectores extremeños.
Señor diputado, usted no necesita dinero,

Juez iluminado, por cuanto vende usted su perdón.

Señor presidente, ¿acaso no le importa la gente?


Esta mañana me he despertado tatareando la estrofa que escribo arriba. Es una canción de Extremoduro, el grupo de rock extremeño que tan famoso fue en los años 90.
Ayer por la noche estuve viendo el noticiario de una televisión cualquiera. Me impactaron las imágenes de la cola de un INEM anónimo, kilométrica, dando la vuelta a la manzana. La gente se quejaba de que no hay trabajo para nadie, ni para licenciados ni para peones de obra, ni para españoles ni para inmigrantes.
Y es que el gobierno de ZP ha destruido más de un millón de puestos de trabajo en un año y el paro asciende a 3.100.000 personas, el 13% de la población activa, una tasa que no se conocía desde el 96, cuando gobernaba el corrupto PSOE de González.
Y yo, viendo a esas personas, desde mi casa, no hago más que preguntarme lo mismo que Extremoduro: ¿dónde están los amigos?
Para los extranjeros que consiguieron regularizar sus papeles gracias a la política de “papeles para todos”, ¿dónde está su amigo el exministro de trabajo Caldera? Creo que presidiendo una fundación de ideas para refundar el socialismo del futuro. Con el cambio de siglo el socialismo poco ha cambiado. Con González y Zapatero mismos resultados, paro y recesión.
Para los jóvenes que había en la cola del INEM, ¿dónde están sus amigos? ¿Dónde aquellos ministros de la ESO y LOGSE que reformaron la educación convirtiéndola en una basura? ¿Para qué sirve ahora estudiar en España si es imposible encontrar un empleo?
Para los albañiles y obreros que esperaban congelados y pacientemente ¿dónde están sus amigos los ministros de trabajo e industria? ¿Dónde paran aquellas promesas de reconversión y de reciclaje profesional para colocarlos en otros sectores?
Para los afiliados a los sindicatos que pagan sus cuotas religiosamente y se han quedado en la calle ¿dónde están sus amigos? ¿Han muerto los representantes de CCOO y de UGT? Hace siglos que no abren los labios, ya no luchan, no actúan, no se movilizan. Escuchaba ayer, y es la gran verdad del sindicalismo español, que los sindicatos de parados no existen, los parados no les importan un ápice a estos estómagos agradecidos, no son de interés alguno para este club selecto de perezosos y maleantes. Los sindicatos están pensados para dominar las empresas, para conseguir poder en los comités y mangonear a su antojo e influir en las decisiones de las empresas. Colocar liberados, vivir sin trabajar, emitir notas de prensa, reunirse, hablar, beber, fumar, el rollo de siempre, esa es su auténtica función.
¿Para cuando movilizaciones, señores sindicalistas? ¿Para cuando huelgas generales como las que le montaban a Aznar con cualquier pretexto? No toca, queridos lectores, los sindicalistas si que saben donde están sus amigos. Están en Moncloa y en los Ministerios. Ahora solo cabe cerrar la boca y lamer la mano del amo en señal de fidelidad y agradecimiento.
Volviendo a las filas del INEM: ¿Dónde está para todos los parados el amigo ZP, el sonriente y afable ZP, el que lucía en campaña ese cartel que decía: “Por el pleno empleo. Motivos para creer” ?
Y le creyeron, ¡vaya que si le creyeron! muchos de los que ahora están en el paro le votaron y le seguirán votando. Le creyeron a él y al ministro Solbes cuando con su parche en el ojo mentía descaradamente a Pizarro en aquel debate televisivo. ¿Crisis? ¿Qué crisis? –se preguntaba Solbes con la cara como el cemento, - Ustedes los del PP son unos antipatriotas, unos pájaros de mal agüero, unos agoreros que no saben que inventar para desgastar la impecable gestión del gobierno socialista.
Hasta aquí llegó la mentira, de aquellos polvos vienen estos lodos ¿dónde están ahora, amigos? Ustedes en Moncloa, moviéndose en coches oficiales, sentados en los despachos ministeriales y en los butacones del Congreso mientras la gente hace cola frente a las oficinas del INEM a varios grados bajo cero.
Y si fueran éstas las únicas colas… cambio de canal y me encuentro otro reportaje sobre los comedores de Caritas en Madrid. Gente de bien esperando por un plato de comida que llevarse a la boca, inmigrantes que se han quedado sin trabajo, personas que duermen en la calle, hombres jóvenes sin esperanzas, ancianos con la cabeza en tinieblas de tanto sufrir y cavilar. ¿Dónde están sus amigos?
¿Dónde las inyecciones económicas para ellos? ¿Qué banco les ha dado crédito tras la limosna zapateril? ¿Qué entidad beneficios y ayudas? ¿Qué les has ofrecido, ZP?
Estas personas desamparadas deben acudir a la beneficencia para poder comer y vestirse, a esa Iglesia Católica que tanto desprecia el Gobierno, a esa institución que atacan y vilipendian a la mínima oportunidad. Ahora hasta desde los autobuses urbanos se proclama el ateismo: “Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida.” Así reza el eslogan de esta campaña atea.
Dios para vosotros no existe, queridos hermanos, pero por lo visto tampoco las personas de las que hablo. No sois vosotros los que les dais de comer ni les ayudáis de forma alguna. Estas personas pueden creer o no creer en el Creador, o creer en otro distinto a Cristo resucitado, pero disfrutar la vida se les hace muy difícil cuando no tienen que comer ¿Dónde están sus amigos?
Y para terminar, un apunte sobre el caso del lehendakari y su amigo López sentados en el banquillo. Dicen que harían lo mismo otra vez, que están seguros de que el piadoso juez los declarará inocentes. A sabiendas que incumplían la ley cometieron un delito. Ellos, claro está, si saben dónde están sus amigos. Incluso entre los jueces se encuentran algunos de ellos. Nadie duda que saldrán victoriosos de los juzgados.
Sin embargo, cuando la desesperación de la gente apriete y comiencen los delitos, los robos, y demás crímenes fruto de la falta de trabajo y de salidas dignas, entonces, estos dos fantoches serán los primeros en clamar justicia y en pedir a los jueces que hagan cumplir la ley con sus sentencias.
Será en ese momento cuando a esas pobres personas solo les quedará lamentarse como hacía Extremoduro:

Ay ay ay ay ay ay ay ay ¡Qué vergüenza, señoría!
Ay ay ay ay ay ay ay ay ¿Cuánto cuesta su amnistía?
Ay ay ay ay ay ay ay ay ¡¿Dónde están mis amigos?!
ay ay ay ay ay ay ay encerrados sin motivo.

_________________________Se abrió un claro entre las nubes,

hemos vuelto a ver el sol.

Como dos presos comunes,

en el tejao de una prisión.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias Javi, se lo diré a mis papis pa que lo lean,jejejejje.

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón, pero por desgracia tenemos unpuebloque estáadormilado y lo malo vendrá dentro de 6 0 7 meses cuando s la mayoría empiece acabarsele el paro.

Anónimo dijo...

GRACIAS!!! sí somos tus lectores pero no los únicos, esa forma de escribir ke tú tienes llega a cualquier persona, ya sea a políticos o a personas de a pie.
Saludos.
Flor de Jara.

Anónimo dijo...

Nice dispatch and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Thanks you on your information.