martes, 27 de octubre de 2009

Cobardón

El lunes nos desayunamos con una controvertida entrevista de la mascota de Gallardón, el vicealcalde Manuel Cobo.
Los aires de grandeza del faraón de Madrid son tales y tan grandes, que hasta le cambia el cargo a los integrantes de su arruinado ayuntamiento. Quería llamar a los concejales consejeros y por lo visto al teniente de alcalde ahora se le denomina vicealcalde. ¿Ensayo general por si llega a la Moncloa?
Me fastidia en demasía repetir tema en mi blog, ya que mi anterior hilo hablaba de Gallardón también, pero por otros motivos diferentes, eso es lo que me anima a abrir este actual escrito.
Si hace un mes hablábamos de Gallardón como el alcalde más caro de España y como un obstinado cabezota que había embarcado a Madrid en un proyecto de antemano fracasado, las Olimpiadas, ahora toca hablar de un nuevo ataque frontal del primer edil madrileño contra su jefa de partido en Madrid, Doña Esperanza Aguirre.
Es Gallardón tan cobarde, exhibe tamaña doblez en sus actos y se guarda tan bien las espaldas, que jamás se atreve a dar la cara por si acaso se la parten. Siempre que puede utiliza a su mano derecha, aunque más que mano es un muñón, por su torpeza en las formas y su falta de tacto.
Nadie sabe muy bien quién es Cobo, nadie le conoce ningún mérito dentro de la estructura del PP, solo haber acompañado a su amo durante toda su trayectoria política, llegando a presentarse al congreso del PP madrileño para evitar que Aguirre lograse ser presidenta del PP en la Comunidad. Se fueron escaldados el dúo Sacapuntas de la cita y la actual presidenta de la CAM los aplastó en las elecciones internas por una mayoría escandalosa, pudiéndose contar los votos del tal Cobo con los dedos de una mano.
Ese es el actual apoyo que tiene Gallardón dentro de la militancia madrileña: de cero a ninguno.
Mientras, Esperanza es la líder más querida por los afiliados, más que por su imagen o por su verbo, por sus obras y sus políticas liberales sin complejos.
Parece que el único que protege a este tipejo es el anciano Fraga y por defecto Mariano Rajoy Brey, que como viene siendo habitual en los últimos tiempos, ha guardado silencio, impávido ante los ataques que el vicealcalde propinaba a Aguirre y a sus compañeros de partido.
Solo Cospedal ha salido en defensa de Esperanza, pero de una manera tibia y poco convincente. Eso de remar entre dos aguas es lo que tiene.
Habla Cobo en su entrevista en el diario de Prisa de que Aguirre está vilipendiando y dejando en mal lugar a Rodrigo Rato, cuando yo sé de primera mano que esto es mentira, y que la lideresa llama todos los días al mejor ministro de economía que ha tenido España para animarle a dar el salto a la política activa y disputarle la silla al actual líder nacional del PP.
Pero a Cobo mentir le da igual, como a su jefe le importa un bledo Madrid, sus zanjas y su deuda de aúpa. Cobo, Gallardón y su apoyo mediático, el arruinado grupo Prisa, solo quieren hacerse con el control de Caja Madrid a toda costa.
Es muy golosa la caja madrileña, es la cuarta entidad financiera de España y dominándola y entrando en su gabinete de control, podría Gallardón seguir endeudándose al máximo en su trepidante carrera a Moncloa, asfixiar a Aguirre y de paso salvar a Prisa de su más que probable ruina.
No olvidemos que el grupo de comunicación del finado Jesús del Gran Poder, o Jesús de Polanco como le llamaban en su casa, está endeudado hasta las cachas y carece ya del apoyo de Zapatero, que se fue con una nueva novia más joven, más guapa y más radical. Hablamos de Mediapro, grupo al que Zapatero ha regalado los derechos del futbol, dejando a Prisa con un ataque de cuernos de narices. Prisa debe a Caja Madrid el 60% del total de su deuda millonaria, y si yo fuera Aguirre y llegase a controlar la caja de ahorros madrileña, después de todos los ataques que El Pais, la SER y demás cadenas satélites han realizado contra su persona en concreto y contra el PP en general, no tendría ningún tipo de complejo ni de miramiento con este grupo mediático.
Recordemos el golpe del 11M, recordemos el montaje burdo del espionaje de Granados y muchas noticias más que han intentado derribar a Esperanza Aguirre sin éxito.
Gallardón, al igual que Zapatero y que los demás políticos mediocres y populistas, necesitan un medio de comunicación que los lleven en volandas hacia las cotas deseadas.
El candidato de Prisa para encabezar la derecha española es Gallardón, ya que el actual alcalde de Madrid es lo más parecido a un socialista que existe entre las filas populares, aunque últimamente este tipo de político pusilánime y aprovechado abunda en las huestes de la gaviota.
Si Rajoy quisiera demostrar por una vez que además de buen orador y gran ministro es un líder fuerte, debería suspender de militancia al esbirro de Gallardón, Manuel Cobo e ir arrinconando poco a poco al peligroso alcalde de Madrid.
Si no actúa de esta forma, Rajoy habrá dado una muestra más de su debilidad manifiesta y un paso más hacia su propia tumba política.

1 comentario:

Eva dijo...

No creo que Rajoy haga nada que perjudique a Cobo porque él mismo es cómplice de la fechoría. Toda esta pandilla se ha propuesto cargarse todo lo que recuerde a Aznar, y ello significa llevarse por delante a la Sra. Esperanza. De lo que parece no darse cuenta el gallego es de la ambición sin límites del gran déspota, y de que su principal objetivo es derribarle a él mismo. Estamos ante otra de las estrategias del faraón para preparar el camino hacia la Moncloa.

Yo espero que Rato llegue a presidir Caja Madrid y que no tengan ninguna piedad con PRISA.

A ver si por fin se hacen con la dirección del partido los que deben y acaban con este PP en ruinas que va a terminar por derrumbarse del todo si Gallardón ve cumplidos sus planes.

Un saludo.