martes, 3 de noviembre de 2009

Posavasos e igualdades

Me desayuno con la curiosa iniciativa del Ministerio de Igualdad de la Aído de imprimir en posavasos mensajes contra la explotación sexual, es decir, contra el antiquísimo acto de irse de putas.
Como en Libertad Digital no había imágenes he pinchado en el enlace al blog personal de nuestra ministra del aborto y me ha chocado sobre todo que la cabecera de su página sea una foto de la Plaza de España de Cádiz.
¡Los socialistas haciéndose fotos frente al monumento que conmemora la redacción de la primera Constitución Liberal de España! ¡El acabose!
Me he animado a escribirle un comentario a la simpática y bella Aído y como me ha salido tan bonito y sé que no me lo va a publicar, al menos que no se pierdan mis palabras en el cajón de las desigualdades de esta meritoria socialista.
Señora ministra Aído:
Me parece bien toda iniciativa que intente acabar con la lacra de la prostitución ilegal o como se llamaba antes, con la trata de blancas.
No sé si el vehículo del mensaje es el más adecuado, pues al final ocurrirá como con los mensajes del paquetito de Fortuna, que ya ni los leemos. Ya ni nos percatamos de que están ahí.
Si alguien se toma un cubata en un bar y le estás llamando putero en la jeta, lo más que se puede conseguir es que se tome otra copa para olvidar que lo es o que se ría con los muñecotes que ilustran el posavasos.
En otro orden de cosas, creo que su ministerio es de lo más superfluo y banal que existe en estos momentos a nivel europeo, me atrevería a decir que hasta mundial. Si exceptuamos las embajadas catalanas de Carod.
Me sorprende la cabecera de su blog, creo que siendo de Cádiz, ciudad maravillosa donde las halla, sabrá que en el 1812 se firmó la primera Constitución Liberal patria, ideología que ustedes persiguen y combaten con saña.
Lo suyo es más intervenir en todos los asuntos de la vida privada, más estilo Stalin o Chavez. Se meten con el tamaño de las hamburguesas, imponen las asignaturas doctrinales en las aulas y hasta convierten delitos penales en derechos, como es el caso de la actual y polémica Ley del Aborto promovida por su ministerio. ¡Brillante aportación a la historia de la política, señora Aído!
Me gustaría saber qué conoce usted exactamente de estos temas, no habiendo sido médica, ni psicóloga ni nada parecido.
Usted, que sepamos, antes que ministra, no ha sido siquiera fraile, o fraila, no discriminemos con el lenguaje, sino trabajadora en bancos andaluces y después política profesional, ejerciendo como directora de la Agencia andaluza para el desarrollo del flamenco. De ahí a ministra hay un paso. ¡Si Cánovas del Castillo o Azaña levantasen la cabeza!
En fin, señora Aído, además de levantar el puño en los mítines socialistas junto a Alfonso Guerra, el hermanísimo, usted debería hacer algo más por los españoles. A mí y a muchos nos bastaría con que se fuera a su casa taconeando y nos librara de la carga presupuestaria que supone su sueldo y el de sus empleados ministeriales. Sería todo un gesto contra la crisis que nos azota.
No ensucie usted la fecha del 1812, en la que los padres de la patria, de toda ideología, lugar geográfico y condición firmaron una Constitución liberal basada en la ciudadanía española, no sea usted así, siga siendo igual de sectaria, pero en la intimidad de su hogar, o en su petit comité de expertos proabortistas elegidos a dedo. Así también hago yo leyes, dejando de lado a los que no piensan como yo y desoyendo la voz de millones de personas a las que les aterra su proceder, su ideario de la muerte y su sectarismo más cainita.
Saludos señora ministra.

1 comentario:

Eva dijo...

Es vergonzoso que tengamos que mantener el ministerio de la muerte, y encima nos sale derrochón. Son las preferencias de Zapatero, para investigar el cáncer no hay dinero, pero para estas mamarrachadas sí.

Si el PP vuelve algún día al gobierno espero que lo neutralice sin ningún complejo. Si es así, esta tía se irá a su casa con treinta y pocos años y una pensión de ex ministra por los servicios prestados a los españoles.Tiene narices la cosa.

Por cierto, sigue actualizando el blog, veo que estás en racha.

Saludos.