martes, 24 de marzo de 2009

Espíritu Español

Para los poco amigos del politiqueo y que siguen este blog, van dedicadas estas líneas. Aún no sé bien qué escribir, espero no defraudarles. ¡Va por ustedes!
Ayer leyendo a mi tío, el ilustre Cronista de Aranjuez, esforzado investigador y mal pagado por otra parte, no económicamente, jamás ha cobrado un duro por su trabajo, sino de reconocimiento por parte del Ayuntamiento al que se debe, institución poco amante de críticas y de verdades incómodas como buenos socialistas que son, me dió por reflexionar.
Como decía, leyendo un artículo del Sr. Lindo sobre Felipe II, que habla de como el monarca amaba la naturaleza y el diseño de jardines, sobre como fundó en Aranjuez el primer jardín botánico español hace más de 500 años, mandando traer de medio mundo plantas y especímenes vegetales para copiar la moda que ya imperaba en otros países europeos, hoy desde el tren me ha dado por mirar el Raso de la Estrella, trazado urbanístico de los tiempos del gran Felipe, con sus dobles hileras de plátanos centenarios que podemos disfrutar frente al Palacio Real en Aranjuez, legado impagable de los Austrias.
He pensado en las personas a las que habrán dado sombra esos árboles, las revueltas, guerras, modas, historias que habrán contemplado sus impresionantes ramas. He sentido sobre mí los siglos que lleva a sus espaldas nuestra nación, y me he puesto a escribir.
¿Qué queda ya de España? ¿Qué será de nosotros? ¿Qué de nuestro paso por este mundo?
Miro el vagón del tren, los asientos vacíos que quizás hace años o meses fueron ocupados por personas ya cadáveres, apenas recordadas por unos pocos familiares.
Quizás el día de Todos Los Santos recibirán con suerte un ramo de flores sobre su fría lápida.
Muchas de estas ánimas, fueron gente anónima, que poco aportaron a la gloria nacional. Bastante tuvieron con sobrevivir a España y a sus miserias.
Otras pocas, fueron y siguen siendo ilustres y conforman la imagen imperecedera de una nación antigua y grande que algunos se empeñan en desprestigiar y manchar con sus inmundos planteamientos.
¿Qué es ser español? ¿Haber nacido en España? Si somos simplistas esa es la respuesta, pero como rezaba un anuncio de ropa deportiva no hace mucho: ser español es una responsabilidad. Yo añado que además es un orgullo.
Hablaba el otro día con alguien a quien aprecio enormemente sobre literatura y se me eriza el cabello de emoción al recordarlo:
Me hablaba de Lorca y yo de Tirso y Cervantes. Me recitaba el Tenorio y yo citaba a Valle Inclán en Luces de Bohemia.
Después pasamos a Baroja, a Machado, a Lope de Vega y Garcilarso sin olvidarnos de Góngora o de Cernuda.
Y es que España no es solo la cuna de tanto ingenio, no es solo la tierra de tanto autor conocido por su habilidad con la pluma y las letras. Todos los escritores que he mentado más arriba, de esos que he bebido en más de una ocasión y a los que le agradezco tantas horas de ameno entretenimiento y lectura, no serían nada sin España ni España sin ellos.
Jamás habría un Quijote francés ni un Tenorio alemán, jamás unos Campos de la Toscana en torno a Soria con sus cárdenas roquedas. Tampoco unas Bodas de Sangre entre escoceses ni un Caballero de Olmedo en Flandes.
¿Qué sería de Max Estrella borracho por las calles de París? ¿Qué de Augusto Pérez perdido en la Niebla de Londres sin la mano fraternal de Don Miguel de Unamuno?
Todos estarán de acuerdo conmigo de que solo España y sus circunstancias han sido capaces de dar vida a los genios de la literatura universal. Podríamos recordar otros campos como la pintura, la navegación, arquitectura o pensamiento y tendríamos idénticas conclusiones.
Cuando yo me muera, cuando nos muramos todos los que amamos e idolatramos esta nación y su pasado, cuando el Sr. Lindo se canse de luchar por Aranjuez y no haya más señores Lindo o Pérez, o López que lo hereden, cuando nadie ponga flores sobre las lápidas polvorientas del Quijote y Sancho Panza, de La Celestina o de Yerma y de sus padres literarios, entonces habrá muerto España.
En el Raso de la Estrella, en Aranjuez a día de hoy ya poco queda de aquel jardín botánico que Felipe II mandó formar. Por no quedar, ya no queda apenas quien se queje. La desidia y la bajeza se han apoderado de todo, hasta de nuestra Historia y de nuestra cultura.
El ilustre Cronista de Aranjuez lo expresa de esta forma:

“Ya desde hace mucho tiempo asistimos a la desidia de lo que no debe ser Aranjuez, pues debe ser ese lugar mágico en lo medioambiental, forestal o envidia de unos macizos de floresta que fueron santo y seña en los jardines de nuestras calles”

Esta sencilla frase habla de flores y de Aranjuez, pero desgraciadamente podemos extrapolarla a Historia y España, a Cultura y España, a Pensamiento y España.
No puede acabar este artículo de manera más triste… Cuando el olvido hace acto de presencia y nos avergonzamos de nuestro pasado o simplemente nos importa un bledo, entonces, es entonces, cuando uno se da cuenta que todo está perdido, y que nadie pondrá jamás flores sobre la tumba de nadie, por mucho que esa persona haya significado un todo en la larga y gastada vida de una nación, o de toda la Humanidad si nos ponemos estupendos, si evocamos a Valle Inclán.

jueves, 19 de marzo de 2009

Falsa moral

Como siempre que el Gobierno de Zapatero promueve una ley, ésta levanta ampollas en la sociedad, da igual que ministro sea el que se pone ante los micros, siempre acaba el personal encabronado y el debate se pone al rojo vivo, como las Fallas que hoy arderán en Valencia.
Hoy me ocupa hablar de la ministra Aido y su controvertida Ley del Aborto. Bibiana, no confundir con el famoso transexual, con muchos más méritos para ser ministra que esta señora, se ha sacada de la manga una ley que no ha dejado indiferente a nadie.
Después de formar un comité de expertos, todos ellos pro-abortistas para evitar el desagradable y absurdo choque de ideas y posiciones, la ministra ha alumbrado, ironías de la vida, un bebé malformado y aberrante.
Ahora las mujeres que lo deseen podrán abortar hasta las 21 semanas de gestación y más cerca del parto por una serie de situaciones excepcionales.
Hasta ahí todo correcto, una mera copia de otras leyes de plazos vigentes en Europa. El turrón, la tostá, se ha montado cuando la ministra ha dicho que las niñas de 16 años también podrán abortar sin consentimiento paterno, como cuando van al Zara a por una falda y pagan con tarjeta o se hacen el carné de la biblioteca una tarde de jueves.
Enseguida todas las asociaciones antiabortistas, la Iglesia Católica y demás personas con dos dedos de frente se han puesto a rasgarse las vestiduras.
Lo primero es que Aido ha promovido una ley innecesaria. Parece como si antes de que Zapatero se inventara el Ministerio de Igualdad y pusiera a esta ministrilla de cupo para hacer bulto (es otro de esos ministerios sin presupuesto propio) no se pudiera abortar en España, pero el que tenga memoria sabrá que con la ley de supuestos que aún está en vigor, aquí ha abortado toda señora que lo ha querido, incluidas menores, eso sí acompañadas por sus padres.
Pues nada, la culpa la tiene la Iglesia, la Cope, Aznar y Franco, como de casi todo.
Ahora los progres se hartan de llamar hipócritas a los obispos por lanzar una original campaña en la que se ve a un bebé junto a un cachorro de lince. Sobre el animal hay un sello que pone “Protegido”. El bebé se pregunta: ¿Y yo?.
Según el Gobierno y el ministro de Sanidad, el de yo condón pongo, solo con coco, con condón floto pronto, compadre cómprame un coco, enseguida ha dicho que la Iglesia está mejor callada.
Digo yo, que los obispos y sacerdotes, como cada hijo de vecino, tienen derecho a opinar y a decir las cosas como piensan que son o deberían ser.
Los progres, esta vez, se escudan en la libertad de la mujer para decidir sobre su cuerpo, nótese lo de mujer, cuando estamos hablando también de niñas, niñas que no pueden votar, que no pueden conducir, ni pueden irse de excursión con el instituto sin justificante, ni representarse legalmente, ni ponerse un piercing, ni entrar a las discotecas, ni beber alcohol, ni fumar, ni recibir la píldora del día después sin ir con un mayor de edad al lado, ni otras mil cosas como ponerse tetas de silicona en una clínica de cirugía estética.
Esas niñas pueden decidir gracias a Aido ocultar a sus padres que acaban de abortar, que acaban de segar la vida de un no nacido, de un ciudadano según el Tribunal Constitucional.
Los progres en vez de convertirse en baluartes de las libertades individuales y tachar a la Iglesia de fascista y carca, podrían estudiar un poco de historia occidental.
Se darían cuenta que muchos de los derechos y libertades de los que gozamos ahora, vienen del Cristianismo. Recuérdese a estos señores que griegos y romanos se deshacían de los bebés que no querían, Aído esto es para usted, en su mayoría de las mujeres, esto también es para usted, pues las mujeres eran prácticamente esclavas y podían ser repudiadas por su marido por cualquier nimiedad. Los matrimonios se producían cuando la niña tenía apenas 12 años (esto quizás le guste, ya que según usted una niña es mujer desde que se esconde para mear, como dice el chascarrillo)
Es lo que tiene convertir delitos en libertades, convertir la cultura por la vida en el culto por la muerte.
El señor Soria, debería estar muy enfadado con su compañera de Gobierno, por dar a entender a las jóvenes que pueden practicar el sexo sin preservativo, que a fin de cuentas podrán abortar alegremente sin que su mamá se entere de nada.
Convertir el aborto en un método anticonceptivo como otro cualquiera es una aberración, considerar a niñas de 16 años responsables y maduras para tomar por su cuenta una decisión de este calibre, es algo que ralla el absurdo.
Si ésta es la mentalidad de la ministra de Igualdad y de su comité de expertos progres, prefiero no ser igual a ellos y quedarme como estoy.
Seguiré creyendo en los valores que me trasmitieron mis padres a base de confianza, comunicación, sinceridad, amor, cariño, respeto y amparo.
Si una niña de hoy en día es incapaz de decirle a su madre que está embarazada, no quiero pensar en que clase de sociedad vivimos y hacia donde vamos. ¡Que Dios nos coja confesados!

miércoles, 11 de marzo de 2009

Afán recaudatorio

Hoy me toca patalear un rato, el último recurso que nos queda a los pobres ciudadanos cuando el Estado y sus resortes abusan de su poder y nos maltratan y asedian. Al menos, por el momento, el derecho a expresarse libremente sigue vigente en España y por tanto lo voy a utilizar sin consideración con nada ni con nadie. Permítanme hablarles de mi caso:
Hace unos meses, alunizaron unos delincuentes contra una óptica de la calle Goya, llevándose por delante la señal que limitaba el estacionamiento a carga y descarga los días laborables. Yo que trabajaba al lado, aparqué un sábado por la mañana y pagué religiosamente las 5 horas de parquímetro correspondientes. Cuando terminé mi jornada, cual fue mi sorpresa cuando vi que tenía una multa de la Policía Municipal de Madrid. Ni cortos ni perezosos me endosaron una sanción de 180 eurazos. Hice fotos de la falta de la señal, de unos obreros colocando la nueva indicación pasados unos días, pero el recurso no prosperó, basado claro está, en que si la Policía multa es por algo, que son semidioses con porra y pistola. Así me he quedado, sin 6 euros de parquímetro, sin 3 del revelado de las fotos y sin 180 que Gallardón aprovechará para endeudar un poco más la capital de España. ¿Qué se puede hacer ante este tipo de atropello? Nada. Vergonzoso e indignante. Habría que preguntarse para qué sirven los recursos de las multas, habría que saber si se molestan en mirar las pruebas que se aportan o simplemente deniegan todo lo que reciben por norma o regla general.
¿Tiene la culpa aquel que se salta un ceda el paso de hacerlo si la señal está derribada o tapada por la maleza?
Pensaba sinceramente que la respuesta a esta pregunta era negativa, pero por lo visto, para Gallardón y sus tropas de bandoleros no es así.
Él está a otras cosas, se permite hacerle el juego a Prisa y acusar a Esperanza Aguirre de montar una unidad parapolicial en la Comunidad de Madrid mientras él pasea por la capital de las Españas con su guardia pretoriana de 20 agentes, dos cabos y un sargento comandados todos ellos por un ex miembro de la Guardia Real.
Según el sindicato de policía UPM, este cuerpo se mueve fuera de la legalidad y no pertenece a ninguna facción de la policía municipal ni del cuerpo de escoltas.
Normal que tenga que recurrir a este tinglado para velar por su seguridad si a los policías municipales los utiliza como salteadores de caminos.
Ahora quiere el ambicioso alcalde de Madrid multar a los ciudadanos por cualquier acción que desarrollen en la vía pública, desde cruzar la calle indebidamente o escupir a tirar colillas a la acera. Desde cosas tan inocentes como echar pan a las palomas hasta sancionar a aquellos pobres mendigos que rebuscan en los contenedores de la basura
Sin olvidarnos de la idea de crear un cuerpo especial de basureros chivatos que denunciarán a las comunidades de vecinos que no reciclan debidamente.
Las sanciones no son moco de pavo, oscilan desde los 50 euros por tirar un papel o una colilla a los 1500 machacantes por mear en un árbol.
Ya saben ustedes, jamás se vean en la necesidad de buscar comida en un cangilón si un policía anda cerca. Además de pasar hambre deberá al alcalde de Madrid 750 euros que él sabrá invertir debidamente como muestra este célebre vídeo de nuestro tambaleante edil.

La única moraleja que extraigo de esta reflexión en voz alta y que inspira esta entrada en mi blog es que a mí, dos policías me robaron a mano armada mi dinero, mientras los aluniceros, se fueron de la óptica con su botín sin que ninguno de estos héroes de pacotilla los persiguieran ni siquiera con la mirada.
Pobre de mí si vomito o escupo en el suelo de Madrid por las arcadas que me produce tanta desvergüenza. A ver como recurro esta vez.

domingo, 8 de marzo de 2009

Caña y pincho

La vida del parado español resulta monótona sino fuera por los bares y cafeterías. Y por su gente, ¡bendita gente la que se aposta en una barra y nos habla inesperadamente sobre cualquier tema! Desde el borracho, al futbolero, al macarra que pide un cigarrillo o hasta el abuelo que necesita compañía.
El barrio de Salamanca se había despertado hacía unas cuantas horas. Siendo ya las 12 de la mañana no me apetecía tomar café y preferí tomar una cerveza con su pincho de tortilla.
Una anciana leía el ABC a mi lado mientras yo me quedaba absorto en las burbujas que trepaban rápidamente desde el fondo de mi caña a la superficie espumosa y fría.
- ¿Eres torero, joven? – me preguntó la señora. Ahora si la presté atención, tenía el pelo blanco armiño, los ojos saltones bajo unas gafas de cristal grueso, uno de ellos, el izquierdo, cerrado por algún achaque de la edad. Hablaba casi en susurros, pero parecía conservar el desparpajo madrileño y el saber estar.
- Han devuelto la medalla de las Bellas Artes José Tomás y Paco Camino porque este año se la han dado a Fran Rivera. Yo creo que es por envidia…
- No sé de que me habla, señora. ¿Por qué han hecho eso? – le pregunté echando una mirada furtiva a la portada de ABC.
- Porque dicen que no vale como torero, que es famoso por salir en las revistas y en la tele. Yo soy más de Cayetano, pero creo que esto es por envidia. Está feo.
- Pero ¡si no quiere salir en los medios! Siempre se enfada cuando le preguntan cosas de su vida privada. – repliqué sin mucho entusiasmo.
- Eso digo yo, se pone hecho una furia… - respondió la mujer pensativa. – Es por envidia – repitió.
Después se hizo el silencio durante un rato, momento que aproveché para despachar buena parte del pincho de tortilla y reducir a la mitad el contenido de mi vaso de cerveza. La señora volvió a la carga:
-Esta es la mejor cafetería de Madrid, está al lado de la iglesia y te ponen un cortado por uno veinte y si vienes tempranito te ofrecen un trocito de bizcocho.
- Ahora con la crisis… - respondí.
- Esto va de mal en peor, tenemos un presidente que está haciendo bueno a Felipe González. González al menos solo robaba, este incluso quiere dar Navarra a ETA. Yo es que soy muy navarra…
-Sí, señora, Zapatero es un listo, él se toma el café a 80 céntimos y no sé si con bizcocho o con que, pero usted ya es muy mayor para meterse en estas cosas.
-Pues si supieras lo metida que estoy… – me dijo misteriosamente.
-¿En qué? – pregunté curioso.
-Ahora estoy combatiendo Educación para Ciudadanía. Le dicen a los niños que el sexo es bueno, pero no los dos sexos, hombre y mujer, sino los cinco sexos. Yo ahora mismo no sé cuales son.
-Ni yo, señora, hay mucho vicio por ahí – le contesté divertido.
-Esto es una merienda de negros, hijo mío.
El camarero que había pegado la oreja intervino sentencioso: - ¡No señora! No es una merienda de negros, es una merienda de negros, de rumanos, de moros…
La anciana rió con ganas y volvió a hablar:
-Si mi marido y yo vivimos muchos años en Berlín, pero era otra cosa. Él era científico, pero fuimos allí sabiendo donde íbamos a dormir, donde trabajar… Ahora el ministro dice que entre aquí todo el que quiera. Y tenemos muchos millones de extranjeros dando vueltas.
- Ya no es así, señora. Ahora Rubalcaba da órdenes para que traten a los inmigrantes como delincuentes. Cuando escuchan tronar se acuerdan de Santa Clara…
- Este gobierno es el peor que hemos tenido nunca. Ya lo dijo Juan Pablo II, una sociedad sin valores no tiene futuro. Aborto, eutanasia…
-La cultura de la muerte, señora – añadí mientras pedía al camarero la cuenta.
-¿Dónde vamos a llegar? Y perdóname, es que hoy estoy muy sulfurada. He escuchado por la radio que España es el peor país de Europa. A mí me duelen esas cosas. - contestó apurando el café.
Yo asentí con la cabeza y la miré con aprecio. A veces vemos a los ancianos como trastos viejos, como personas sin cabeza o con ideas trasnochadas. Si los escucháramos un poco más, podríamos aprender de ellos miles de cosas que pasamos por alto en nuestras vidas y que quizás por desconocerlas nos hagan tropezar y caer en un corto plazo de tiempo.
Pensé en Zapatero, en los errores de bulto que ha cometido por no mirar a su alrededor, en materia económica, educativa, de inmigración, cultural, etc. Es el problema de los necios, que piensan que jamás nada les podrá salir mal.
Cogí mi cambio y salí por la puerta. Al abrirla me volví hacia la vieja y me despedí:
-Encantado de hablar con usted, señora – la dije.
-¿Qué señora ni que leches? María Teresa, me llamo María Teresa. – me respondió enérgicamente.
- Pero no de la Vega, ¿verdad? – bromeé.
-Hombre, soy fea, pero no tanto. – sentenció la anciana. A mí no me quedó otra que reírme de su ocurrencia y lamentarme por la situación que atravesamos.

lunes, 2 de marzo de 2009

Lecturas postelectorales

Ayer se celebraron las elecciones autonómicas de dos comunidades donde están presentes los nacionalismos autoritarios y excluyentes: Galicia y Euskadi.
En la primera, ganó por mayoría absoluta el PP de Feijoo, algo impensable hace unas semanas, cuando las encuestas le daban el poder al bipartido PSOE – BNG.
Gracias al tiro por la culata de Garzón, nunca mejor dicho después de la cacería que se cobró como trofeo la cabeza del ministro Bermejo, gracias a que el PP se resistió a caer presa de un movimiento político y a que sus votantes acudieron en masa a las urnas espoleados por la sucia operación garzonita, el PP ha podido regresar a la Xunta por la puerta grande, la de la mayoría absoluta.
También ha ayudado en gran medida el que los cabezas visibles de PSG y de BNG sean unos amantes del lujo y de la suntuosidad y derrocharan el presupuesto de los contribuyentes en coches oficiales de gran cilindrada, en muebles de diseño extra caros, o lucieran palmito en onerosos yates con la bandera española ondeando sin que esto les produjese urticaria, por mucho que se declaren nacionalistas o antiespañoles confesos.
Algo ha podido influir también en el voto que Quintana secuestrase a jubilados para llevarlos a sus mítines o que Villa PSOE, donde se alza el ático de Pepiño Blanco, sea de cabo a rabo ilegal, incumpliendo la ley de costas, la misma por la cual vecinos gallegos de esa zona y sin cargo político han sido multados repetidamente.
Ahora esperemos que Feijoo cumpla sus promesas, que sea más aseado y pulcro en las inversiones, más austero y que permita a los padres elegir el idioma en el que quieren educar a sus hijos, principal demanda de Galicia Bilingüe.
En clave nacional, Rajoy sale reforzado de estas elecciones, salva el primer asalto con nota, aunque debería dar las gracias a sus torpes oponentes políticos y no a los aciertos propios. Esa es la única realidad.
El País Vasco es otra historia. Se puede afirmar que es el único territorio español donde se pasó de un régimen autoritario nacionalista español a otro nacionalista vasco. Euskadi lleva desde la guerra sin conocer la auténtica libertad, sin oler el aroma de la Democracia. La normalidad electoral en Euskadi brilla por su ausencia, el simple hecho de votar a un partido no nacionalista o coger una papeleta constitucionalista en un colegio electoral pasa a ser un acto de valentía.
Anoche, por primera vez no existía ningún partido representante de ETA, los votos más radicales se fueron a Aralar y el victimismo de Ibarretxe no sirvió en este caso para nada.
Por primera vez en la historia, el PNV puede salir de Ajuria Enea, pasando a ser lehendakari el socialista López.
López ahora tiene ante sí una encrucijada terrible, no solo él, sino Zapatero.
López podría tomar el camino fácil y pactar con los nacionalistas vascos, a aquellos que tanto ha criticado. En este caso no sería lehendakari y aunque tocara poder y consejerías, el timón de la política vasca no cambiaría ni un ápice. Esta opción sería buena para Zapatero, que necesita el apoyo del PNV en el Congreso para mantenerse fuerte.
López no puede gobernar en minoría, pues el PNV tiene más escaños que el PSOE y tiene derecho a formar gobierno antes que el socialista.
La tercera opción, la que nos agrada a todos los constitucionalistas y a los que detestamos el sectarismo y el fascismo nacionalista, es que López forme gobierno estable junto a PP y UPyD.
A primera vista parece una coalición aberrante, pues Rosa Díez, dirigente socialista vasca durante 30 años, salió del partido por el viraje nacionalista que estaba dando el PSOE de ZP y López y el PP ha criticado duramente la negociación con asesinos que defendía el PSOE de Z en la anterior legislatura. Ahora no sabemos que diría cada formación del resto si supieran que están condenados a entenderse.
Hay cosas más importantes que las estrategias de partido y las acusaciones del pasado.
Hay algo que se llama futuro y libertad, concepto el último que los vascos no han conocido, al menos no los vascos constitucionalistas.
Si triunfa esta coalición y se abre una nueva forma de gobernar, los resultados de ayer habrán sido históricos, sino, serán un querer y no poder, un espejismo, un fiasco, una mera anécdota perdida en la historia reciente.
Si por el contrario López se echa en brazos del PNV o Zapatero le presiona para que lo haga por salvar la estabilidad en Madrid, el PSOE dejará de ser un partido con ideario nacional y constitucional para convertirse en un conglomerado infumable de pequeños partidos regionales que defienden según la localización geográfica una serie de cosas, ETA seguirá moviendo el árbol y el PNV recogiendo las nueces y la política se mostrará como un mero instrumento para conseguir el poder fácil y el privilegio económico, donde los ideales y principios por los que han muerto decenas de militantes de PSOE y PP de Euskadi serán el lecho sobre el que se prostituyen los valores de la libertad y de la democracia.