lunes, 27 de abril de 2009

Napoleones y Borbones

Esta mañana, como no tenía mucho que hacer, he decidido darme un paseo por Madrid, llevándome mis pasos hasta Recoletos, en concreto a la Biblioteca Nacional.
De nuevo contemplando las estatuas de Vives, Cervantes, de Nebrija, Lope, San Isidoro y Alfonso X el Sabio mirándome con altivez, orgullosos de ser los grandes de las letras hispánicas, me he quedado embobado.
Algo no encajaba en el Paseo de la Castellana: colgadas de las farolas lucían banderolas españolas junto a otras con los colores galos.
- ¿Banderas francesas en Madrid? – me he preguntado extrañado rascándome el cráneo. Luego ha venido a mi memoria la noticia de que hoy llegaba a España Sarkozy con su bella esposa para entrevistarse con el poco inteligente Zapatero, según palabras del propio presidente de la República francesa, para tratar temas de Estado, terrorismo, bilateralidad, etc.
He pensado en aquellos que llaman a Sarkozy enano, nuevo Napoleón, etc., después, como era natural, he caído en la cuenta de que el sábado se cumplen 200 años o 201 para ser más exactos, del levantamiento del pueblo de Madrid contra las tropas napoleónicas, el denominado 2 de Mayo de 1808 o inicio de la Guerra de la Independencia.
En 1807, el primer ministro Manuel Godoy o favorito del Borbón Carlos IV, firmaba el tratado de Fontainebleau, por el cual se permitía el libre paso de las tropas napoleónicas hacia Portugal para hacerle la guerra al país vecino, que en ese tiempo era muy malo y estaba aliado con la Pérfida Albión.
O sea, que los franceses engañando a Godoy, o éste como buen afrancesado dejándose engañar, fueron tomando posiciones en España mientras avanzaban hacia Portugal, sembrando el malestar en el pueblo llano. Esta historia todos la hemos aprendido en el colegio, o al menos los que no hemos caído en comunidades infectadas por el virus de la fiebre porcina nacionalista, mutado en varias cepas ibéricas.
Luego llegó el Motín de Aranjuez, mi pueblo, cuando los franceses querían sacar de España a los infantes, etc, etc. Al final la guerra de la Independencia fue un suicidio colectivo, pues los Borbones, que muy poco tienen de españoles, traicionaron al pueblo. Fue peor el remedio que la enfermedad y Fernando VII, el rey Felón, volvió a instaurar la Santa Inquisición, se cepilló a todo lo que olía a liberal en España, marginó al anciano y enfermo Goya y jodió la primera Constitución liberal nacional, la Pepa de 1812.
Al llegar a casa, en las imágenes del noticiero del mediodía, por fin lucían palmito el nuevo Napoleón, la Bruni y los actuales Borbones, descendientes directos de aquel rey nefasto para España.
200 años después el presidente francés ha sido recibido con honores en la capital española. 200 años después parece firmarse un nuevo tratado de familia, como los de antaño. 200 años más tarde poco ha cambiado nuestra relación con Francia:
Ellos siguen siendo los poderosos y nosotros los harapientos o vecinos pobres que recibimos con alegría la visita de Napoleón, de Sarkozy o de la madre gabacha que los ha parido a todos.
El Rey Juan Carlos, como aquel abuelo lejano suyo llamado Fernando, últimamente parece no apreciar demasiado a sus vasallos. Parece haber delegado todo en una supuesta democracia, en un primer ministro infame llamado Zapatero que se rinde a los franceses por una silla en las reuniones intrascendentales del G20.
El rey contempla impertérrito como la nación que con buen talante democratizó siendo el principal artífice de una transición ejemplar, no hace otra cosa que desmoronarse y atentar contra los derechos más fundamentales de la ciudadanía desde los propios órganos de poder.
Como aquel Fernando VII, Juan Carlos asiste impasible a las miserias de su pueblo, al paro reinante, a la avaricia de los políticos, a los abusos de poder, al recorte de derechos y libertades ciudadanos según donde se haya nacido o donde se viva, a la instauración de nuevas y Santas Inquisiciones nacionalistas.
He visto al Rey junto a Sarkozy, y he pensado “es mi rey”, pero según se están poniendo las cosas, de aquí a Bayona solo hay un paso, quizás Sarkozy le pueda acercar en su jet privado, y me temo que ni en Aranjuez ni en otro lugar de las Españas, se formara un motín para impedir su marcha.

domingo, 26 de abril de 2009

Socialismo o muerte

Lo siento, pero me canso de tanta mentira. Me repugna el mangoneo y la falta de sinceridad. Me da vergüenza ajena ver a Zapatero en un atril repartiendo mentiras a diestro y siniestro sin que su rostro marmóreo cambie a tonos rojizos, como aquella otra piedra mágica del Taj Mahal.
Dice Zapatero, o Zetaparo como se le está empezando a denominar, que el único que podrá sacarnos de la crisis es él y sus ideas socialistas. Lo está demostrando con creces, mientras caen como moscas los empleos de nuestro país, mientras 9 de cada 10 puestos de trabajo destruidos en Europa tienen nacionalidad española.
“El camino para transitar la crisis será social o no será”, afirma con el rostro desencajado. Si se dejase barba y fumase un habano nos recordaría a Castro y a las tenebrosas consignas garabateadas por los muros de La Habana: “Socialismo o muerte”.
Zapatero haciendo campaña para las elecciones europeas resulta patético, bochornoso, incluso cómico por su parecido a Mr. Bean.
Un político con la trayectoria que él lleva hasta el día de hoy, no podría subirse a un estrado a pedir el voto si tuviera vergüenza, no podría hablar de empleo, de bienestar, de futuro teniendo enfrente a más de 4 millones de parados. No podría sacar pecho ante nadie, no es ético ni es moral.
Nos sale el tío cara con un vídeo de Obama, apropiándose de la imagen del actual presidente de EEUU, intentado decir que si él y los sociatas que viven a cuerpo de rey gracias al erario público fuesen estadounidenses, hubieran votado a Obama. “Ahora el partido se juega en Europa”, reza el eslogan.
¿Estáis intentado hacernos ver que Zapatero es el Obama europeo? ¿Ahora EEUU es un ejemplo para vosotros cuando lo habéis insultado durante años para exaltar a la población española echándole la culpa de todos los males?
Ya dije en otro post que Zapatero y Obama se parecen el uno al otro como un huevo a una castaña, y no solo por el color. Hoy mismo Obama ha dicho que no piensa endeudar más a EEUU, que va a recortar el gasto todo lo que pueda, pues no quiere que de ninguna manera las generaciones venideras de USA sean las que paguen los errores del presente.
Sin embargo Zapatero nos viene con el cuento chino de que el déficit público es la solución, de que vamos a salir de esta con socialismo.
¡Socialismo, señores! ¡El mayor generador de paro de toda la democracia española! Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Los españoles tropezaron una vez con González, una etapa que duró 12 años y se caracterizó por el crimen gubernamental, por la corrupción sistemática y por la ruina total de la seguridad social y de la banca.
Ahora, con Zapatero, es la segunda vez que el socialismo arruina nuestro presente y nuestro futuro inmediato. Volvemos a las cifras de parados de la época más gris y oscura de Mr. X.
¿Está intentado con sus palabras el Sr. Zapatero vendernos la moto de que el socialismo es la única vía de progreso y de desarrollo para nuestra patria?
Yo no pido desde aquí el voto para nadie, de hecho ni siquiera iré a votar a las Europeas porque ZP me da repugnancia y Rajoy me ha defraudado hasta el máximo exponente, pero viendo a nuestro presidente hablando de socialismo y progreso, de salir de una crisis de la cual él es uno de los máximos responsables, me dan ganas de migrar a otro país más desarrollado, a uno de esos que es miembro del G20, no como España, por mucho que Zapatero se empeñe en decir que lo somos. Otra mentira más de nuestro Miliki monclovita. Aunque ésta, comparadas con las que suele soltar por su boca, es casi un chiste de Lepe.

sábado, 11 de abril de 2009

¿Quién se carga a Federico?

Le he estado dando vueltas al asunto algunos días, y puede que sea la noticia que más me ha impactado en mucho tiempo:
La COPE quiere deshacerse de Federico Jiménez Losantos. ¿Por qué? Eso se preguntan muchos, entre ellos yo mismo, los motivos no están nada claros.
Hace tiempo me leí el libro de Federico llamado De la noche a la mañana, el Milagro de la COPE. Es un gran libro que describe la trayectoria de Federico como comunicador radiofónico. En el primer capítulo cuenta como les llamó Aznar a la Moncloa a él mismo y a Luis Herrero. Aznar quería deshacerse como fuera del finado Antonio Herrero.
- “Estos (Ana Botella e hijos) ya es que ni le escuchan. Últimamente da asco”
La obsesión que tenía Aznar por los medios de comunicación por lo visto no era ni es exclusiva del antiguo presidente. No es Aznar el único que tiene miedo a la crítica y a las voces independientes.
En España está muy mal visto ejercer la libertad de expresión. Federico ha cometido el pecado de no moverse ni un ápice de sus ideas y planteamientos, sean acertados o no. El fondo de la cuestión es que son los suyos y es loable e incluso necesario en un periodista que los defienda a cualquier precio pase lo que pase.
Son otros los que han virado torticeramente en su manera de pensar y actuar. Me refiero a Rajoy, al gran traidor del Partido Popular. Losantos jamás le perdonó el trato que le dio a María San Gil o a Zaplana, Losantos no se explica que el PP siga manteniendo como tesorero a un presunto corrupto como Luis Bárcenas, Losantos no ha dado tregua al PP en Cataluña, donde el partido ha bajado los brazos ante el nacionalismo, ni al alcalde ruinoso de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, ni al Rey de España cuando ha llegado el caso de criticarlo.
Si sumamos a estos personajes, a los de siempre: nacionalistas, socialistas, jueces multimillonarios, artistas de la ceja, locutores rivales con problemas de audiencia, obispos más rojos que su bonetes, etc, daremos con la respuesta a la pregunta de quién se ha cargado a Federico.
En verdad el principal enemigo de Losantos es el propio Losantos. En España está mal visto decir verdades como puños y él lo hace a diario. Más aún soltándolas con mala uva y sin dar rodeos. Como recuerda el propio Federico en su libro de la COPE: “Una oyente me dijo una vez que no dijera que tal cosa es mentira, que suena mal, que mejor dijese que tal cosa no es verdad.”
Lo que jamás nadie habría podido llegar a pensar es que la Iglesia Española se haya plegado a los intereses partidistas del PP más cainita que se recuerda y a las presiones del Gobierno de Zapatero para entregar en bandeja de plata la cabeza del principal activo de la COPE. No sé que prebendas conseguirán con esta actuación, pero los obispos saben que con esto llevan a la cadena radiofónica a la quiebra, pues son muchos oyentes los que sintonizan la COPE por escuchar a Federico y su programa.
La Mañana es el espacio de mayor audiencia de la cadena con más de un millón y medio de oyentes a diario.
El clero, como siempre, pecando de necedad, como cuando refugiaba a terroristas etarras en las Iglesias, o cuando se encamaban con el nacionalismo catalán o el rojerío más reaccionario que si pudiese volvía a quemar los templos como en la República.
Luego querrá la Iglesia que su voz llegue a la calle sin locutores de la talla de Jiménez Losantos y Cesar Vidal, que haya movilizaciones pro-vida, que se combata el aborto y la eutanasia.
La eutanasia es la que se están haciendo a si mismos, en otras culturas también se llama harakiri.
Losantos molestaba no por lo que dijese en las ondas, sino porque detrás tenía un sector muy importante de la sociedad que le escuchaba y apoyaba, entre los que me incluyo.
Sector importante que salió a la calle a protestar contra la Negociación con ETA, que recogió firmas contra el anticonstitucional Estatuto de Cataluña, a favor de la defensa de la lengua Española, a favor de un esclarecimiento del 11M, y por último donando bienes y dinero para los parados españoles y para los comedores de beneficencia de Caritas. Campaña impulsada por el propio Losantos titulada Los Panes y los Peces.
Un movimiento cívico, liberal que encabezaba Federico y que se frena en seco con esta conjura de los obispos, de la derechona más hipócrita y autoritaria y del socialismo y sus medios afines.
Personas como yo hemos seguido a miles a Federico, nos hemos animado a entrar en política para respetar los valores que él promulga y promueve, hemos escrito contra sus enemigos y los hemos hecho propios porque creemos en España y en la libertad.
Con esta decisión, al menos yo, pierdo los ánimos para seguir defendiendo a la Iglesia como institución, pero los gano para seguir denunciando injusticias hasta que a todos, un día, nos tapen la boca como a Federico.

miércoles, 8 de abril de 2009

¿Quiénes son estos tíos?

Confieso que últimamente no le hago demasiado caso a la vida política española. Me he dado cuenta de que se vive más a gusto, más aliviado, más feliz si uno se encarga de sus propios y mundanos asuntos en vez de picar tan alto. Al fin y al cabo… ¿qué cambian las cosas en la vida de un parado por escuchar las declaraciones de unos chupópteros bien remunerados? Claramente nada, pero bueno, uno ve el telediario y se encuentra con la noticia de que ZP ha renovado su equipo de ministros, renovar por decir algo.
Y la primera pregunta que asalta la cabeza de uno es la siguiente: ¿quiénes son estos tíos? ¿qué preparación tienen estos personajes para llevar el rumbo y el timón de un Ministerio? Me dicen que el nuevo de Educación es el hermano de Iñaki Gabilondo, que a la nueva de Cultura le pone eso de robar a la gente mediante el canon digital y que ha sido abrazada por Pilar Bardem, desaparecida en combate tras lo del No a la Guerra de Irak y el Sí a la de Afganistán, etc.
Veo a Pepiño Blanco agarrando la cartera de Fomento con las dos manos, no sé que ha fomentado este tío aparte del odio a la derecha en su meteórica carrera como sociata de medio pelo. Tendrá que fomentar licencias para VillaPSOE, con eso ya se puede dar con un canto en los dientes. Tiene la cara el tío de agradecer a Maleni Álvarez los servicios prestados. Yo le agradezco a Maleni que se haya marchado y así con su gesto nos ahorrará su verborrea incoherente de verdulera de mercado de abastos.
Y luego aparece Chaves, con su cara de escudo blaugrana dejando tras su mandato a Andalucía a la cola del progreso en España y a la cabeza del número de parados. Se dice pronto, una autonomía con 1 millón largo de funcionarios teniendo una tasa de paro brutal gracias a este personaje. Pues este señor también tiene cabida en el gobierno de Zapatero, después de haber sido ministro de trabajo, o del paro, como se le denominó, cuando campaba a sus anchas por España Mr. X, o Felipe González para los desconocidos.
Y por último, veo a Elena Salgado tomando el relevo a Solbes en la cartera más caliente del momento, la de Economía y Hacienda. Veremos que puede hacer esta enjuta señora en estos momentos y en estas circunstancias además de rezar si cree en alguna divinidad. Solbes, por su parte, se ha despedido diciendo que está medianamente satisfecho con el trabajo realizado. Pero… ¡hijo de una hiena! ¡Si has arruinado España dos veces! Con González y ahora con Zapatero. ¡Si tu escultura tenía que estar en el museo de cera, pero en la cámara de los horrores junto a Jack el Destripador!
En definitiva, que no sé quiénes son estos tíos, ni que soluciones traen bajo el brazo. Y como no sé quiénes son y me temo que entran al Gobierno como quien entra al bar de un amigote y bebe gratis, pues creo que todo va a seguir igual y por ello vuelvo a mi rutina de ignorar todo lo que respecta a la política nacional.

martes, 7 de abril de 2009

Y...

Y mírame, y déjame que te diga lo que te quiero, lo que me hace falta tu sonrisa, a lo que huele tu pelo cuando me abanica, cuando me pierdo en tu almohada.
Y mírame, y déjame que te cuente lo que corre por mis venas cuando te tengo delante y me aferro a tu cintura.
Déjame que las palabras dibujen mi corazón, o el tuyo, o el que formamos tu y yo cuando nos une el silencio.
Quiero intentarlo de nuevo, saber que la noche y el día son iguales sin tu sol, son frías como una lápida donde se muere mi alma y agoniza mi esperanza.
Y mírame, y vuelve a hablarme de tu vida, de lo esclava que es de la mía, de que no puedes andar sin colgarte de mi mano.
Y me haré fuerte, y duro como el pedernal si me dices que esta tarde ya no sabes que es amor, ya no conoce tu pecho el fuego que ardía con la leña de mis besos.
Y me moriré de amor si me dejas darte calma, y caricias de ternura, y besos de anochecer.
Y me quedaré en silencio mirando como meditas, como piensas en te quieros o en despedidas de amor. Me quedaré sin sonrisa, o sin saber lo que hacer cuando tú abras los labios para decirme…