jueves, 25 de febrero de 2010

Zapatero, Zapata y el zapatazo

Zapatero está feliz, es el tío más dichoso de la faz de la tierra. No le he hecho mucho caso estos días, pero me ha parecido verle esta semana junto al presidente turco hablando de la Alianza de Civilizaciones y también a la vera de Barroso. Ayer por lo visto intervino en una cumbre o conferencia en Ginebra sobre la Pena de Muerte. Concluyó su intervención diciendo: “Nadie tiene derecho a arrebatar la vida de otro ser humano, absolutamente nadie”.
¡Qué tío! ¡Qué agenda más apretada! ¡Cuántas fotos colecciona ya tras aquella histórica de la de las Góticas y Obama! Lo malo es que también va acumulando sin pausa desvergüenza, inmoralidad y caradura a ritmo endiablado.
Un tipo que se atreve a decir en Europa la frase arriba copiada, recién aprobada la nueva Ley del aborto, una manera como otra cualquiera de quitar la vida a un ser humano, un tipo que hizo del Doctor Montes estandarte de su última campaña política, aquel siniestro doctor que solucionaba un ataque de asma o cualquier otro achaque con una muerte dulce, no tiene autoridad moral para seguir ni un minuto más al frente de un Estado, dudo hasta que la tenga para presidir su patio de vecinos.
Para colmo, solo unas horas antes de la Cumbre, colina como mucho, moría tras una huelga de hambre de más de 80 días un preso político cubano, un sencillo albañil que por oponerse al régimen asesino y sangriento de los Castro, había pasado los últimos 7 años en prisión, quedándole por cumplir otros 30 más.
¿Denunció Zapatero este asesinato político? La cumbre sobre la pena de muerte parecía un marco inmejorable para condenar los regímenes que violan sistemáticamente los derechos humanos y las libertades individuales. Zapatero se calló como ramera del Malecón de La Habana.
Aún recordamos las declaraciones de Moratinos estas Navidades diciendo que el gobierno de Cuba estaba dando los pasos correctos hacia la democracia, realizando reformas profundas en el país caribeño. ¿Ha hablado sobre el fallecimiento de Orlando Zapata el canciller Moratinos?
Quizás cuando se yerga de su genuflexión ante los asesinos castristas, tenga tiempo para comunicar a la familia del asesinado sus condolencias, tal vez cuando deje de hacer gestiones a favor de los Castros ante la Comunidad Europea, tenga un minuto para preocuparse por los disidentes del régimen criminal del monstruo de Birán.
Orlando Zapata muere por sus convicciones, un simple albañil ha sido asesinado por un régimen dictatorial comunista que permanece demasiado tiempo, más de 50 años. La izquierda española, con Llamazares y ZP a la cabeza, se niegan a condenar las atrocidades de los Castro en Cuba mientras vuelven la cabeza una y otra vez a la dictadura de Franco y a los fusilamientos de guerra de hace más de 70 años.
Los Castro matan, encarcelan, torturan y persiguen a los cubanos que no comulgan con el régimen. El propio Zapata tuvo que ser operado tras una paliza de los militares castristas, fue sometido a castigos como el de pasar más de 15 días sin beber agua o aislado en una habitación con el aire acondicionado al máximo para que se muriera de frío. ¿No son estas torturas y vejaciones otra manera de pena de muerte? ¿No es una forma de muerte en vida?
A Zapatero le interesa salvar a De Juana si se pone a dieta. Lo importante es que Iñaki siga vivo, llegó a decir el actual lehendakari Patxi López, pero cuando la persona en huelga de hambre es un opositor a uno de los regímenes amigos de los socialistas, ya sea el cubano o el marroquí, recuérdese el caso de Aminatou Haidar, la vida de esas personas no vale una higa.
Ese es el concepto que tiene Zapatero y su partido de los derechos humanos, derechos humanos a la carta, moldeables, adaptables según la víctima sea de un tirano de izquierdas o de derechas.
Si ZP tuviese algo de decencia o de moral, ayer tendría que haber cerrado su intervención de otra forma bien distinta:
“Nadie tiene derecho a arrebatar la vida de otro ser humano, absolutamente nadie, a no ser que sea ministra socialista como Bibiana Aído e impulse una ley sobre el aborto, a no ser que se llame Montes, sea doctor y esté a favor de la eutanasia activa, a no ser que sea un tirano comunista como Castro y se dedique a encarcelar y a torturar a sus compatriotas, a no ser…”

No hay comentarios: