martes, 25 de mayo de 2010

Esperpentos y Estatutos

La empresa en la que trabajo, dispone de delegaciones en varias ciudades españolas, cuatro de estas oficinas se sitúan en ciudades bilingües como son Barcelona, La Coruña, Valencia y Bilbao.
De momento no he tenido problema alguno de comunicación con los empleados que cogen el teléfono cuando se les llama para cualquier tema profesional. Todos ellos hablan perfectamente el español y es en este idioma en el que nos comunicamos.
Ayer, en el Senado, el presidente de la Generalidad de Cataluña, Pepe Montilla, un señor de Córdoba afincado en Barcelona como tantos y tantos charnegos andaluces que migraron a Cataluña buscando un porvenir y un trabajo que en su tierra de origen no encontraban, dio un espectáculo lamentable, una vergonzante actuación.
Podríamos llegar al fondo del asunto, que no era otra cosa que el chantaje al resto de la Nación para que acepte de una vez por todas la legitimidad del Estatut, una Constitución a la soviética que convierte a España en una colonia económica de Cataluña y a los ciudadanos catalanes en esbirros y esclavos de una clase política ávida de dinero y de poder.
Podríamos llegar al fondo, como decía, pero nos quedaremos en la forma: Montilla farfulló en catalán la mayoría del tiempo que duró su discurso, pero también se atrevió a utilizar el gallego y el euskera para deleite y orgasmo del resto de nacionalistas separatistas que por el Senado estaban ayer tarde.
Montilla, según dicen, no sabe hablar catalán correctamente, cosa nada extraña si se le escucha expresarse en español, pero su capricho nacionalista, su estupidez supina, le llevó al extremo de utilizar hasta 9 traductores profesionales para que el resto de señorías se enterasen del chantaje que venía a proponer. Todo ello por un módico precio de unos 7000 euros, que mejor estarían en las arcas públicas para pagar pensiones, asistencia a personas dependientes, farolas rotas o vendas para los hospitales.
El esperpento de Valle-Inclán era una técnica literaria que deformaba la realidad hasta límites insospechados para caricaturizar a los personajes de la sociedad española del siglo XX. Si el genio gallego hubiera vivido lo suficiente para escuchar ayer a Montilla, habría desechado el esperpento por quedarse corto en su deformidad.
Decenas de señores sentados en un hemiciclo, todos ellos nacidos en España, con los pinganillos puestos en la oreja por culpa de un bobo nacionalista al que no le da la gana hacerse entender en castellano.
Todo ello mientras España se desangra en una crisis económica e institucional sin precedentes, todo ello con 5 millones de parados, todo ello con las cuentas públicas en bancarrota.
Y es que las lenguas no tienen la culpa de nada, la culpa la tienen los siniestros personajes que las ponen al servicio del mal, al servicio de sus intereses más espurios. Uno de esos personajes se llama Pepe Montilla y su afán es pervertir y prostituir el catalán hasta límites insospechados.
Ayer pidió respeto por las lenguas cooficiales, obviando que en la región de España que él regenta, se impide a los niños estudiar en español, se multa a aquellos comercios que no rotulan en catalán, se obliga a los cines a traducir las películas al catalán aunque esto sea su ruina, se malgasta el dinero en nombre del catalán abriendo embajadas de Cataluña por todo el mundo y colocando después a familiares y enchufados políticos, etc, etc.
Ayer fue un día triste para la democracia española y para el ciudadano de a pie.
Ese ciudadano al que le suben los impuestos, el IVA, al que le niegan ayudas y se le recorta el sueldo en nombre de la solidaridad con su país, con sus instituciones, en nombre de Montilla, de sus caprichos, de su coche oficial, de sus dietas y de sus traductores.

5 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Viriato, siendo verdad lo que dices aquí y muchísimas más vergonzantes demostraciones de estupidez, inutilidad y falta de seny o sentido común, TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS, la mayoría manda desde hace años, la mayoría decide y la mayoría es gilipollas. No podemos aspirar a tener gobernantes que no sean otra cosa que gilipollas. ¿O nos pensamos que, por ejemplo, en Suecia la mayoría es gilipollas y sin embargo los gobernantes no? La mayoría de los suecos DEBEN usar la cabeza y así les va.

Mariena Por el Cambio dijo...

Estimado Viriato: así nos va. Hasta que no acabemos con estos reinos de taifas y se les corten las alas a estos nacionalsocialistas la crisis económica va a seguir, porque es más institucional que económica.

Coincido con D. Carlos Fernández: "tenemos lo que nos merecemos".

saludos.

Eva dijo...

Querido Viriato,
El espectáculo que pudimos ver ayer en el Senado fue sin duda una burla a España, a la Constitución y a los españoles.
Este sinvergüenza andaluz y analfabeto se permite el lujo de venir a "Madrit" a exigirnos respeto por el catalán cuando él persigue el español en Cataluña.
Qué vergüenza de políticos.
Yo no creo que tengamos lo que nos merecemos. Lo que tenemos se lo merece una mayoría que es la que les vota. Yo, desde luego, no me merezco esto.
Un abrazo.

Carlos Fernández Ocón dijo...

Eva, es evidente que algunos no nos merecemos esto. Pero digo que NOS lo merecemos por estar en ESTA democracia con ESTAS mayorías y no hacer nada para evitarlo (no es que yo sepa qué podemos hacer)

monet dijo...

lamentable y lamentable... estamos creo ante un punto de inflexión de tanta política errática que igual se avanza en favor de cualquier libertad absurda a cualquier prohibición, política de bandazos y la opinión pública no existe...

seguiremos viendo como la ética agoniza mientras aparece ante la masa la ignorancia de la situación que se les plantea.