miércoles, 28 de abril de 2010

No más IVA

Existe una filosofía, una forma de pensar, en la que prevalece el individuo al colectivo, en la cual el mérito es recompensado y el esfuerzo casi siempre deriva en éxito personal.

Dios dijo que todos éramos hermanos, pero no primos. Cuando miramos alrededor, cuando hojeamos un periódico o leemos una entrevista a una persona de éxito, a un emprendedor que ha logrado montar un negocio que le ha encumbrado, a un estudiante de un barrio pobre que ha conseguido graduarse con nota y llegar a conseguir sus sueños profesionales, estamos ante el éxito de lo individual, ante el triunfo de la excelencia, ante una mentalidad ingeniosa y una moral a prueba de bombas.

Yo creo, como liberal, firmemente en esos valores, en la superación del deportista y en el logro del estudioso o comprometido con una causa. Lamentablemente no toda la sociedad piensa de esta forma y en estos momentos, el Gobierno de España castiga y mina la voluntad del emprendedor, del trabajador, del empresario, del autónomo, del dueño de un negocio floreciente, etc., con sus ideas totalitarias y retrógradas.

Tenemos un claro ejemplo en la educación, donde el fracaso escolar para los socialistas es del colectivo, donde todos los alumnos, buenos o malos, tienen que avanzar al mismo nivel decapitando a futuros cerebros que en su día pueden llegar a ser grandes estadistas, científicos o profesionales de su ramo.

Tenemos otro claro ejemplo en Andalucía, taifa histórica de la PSOE, donde el paro juvenil llega a rozar el 50% de la población y muchas personas viven de un subsidio eterno sin esperanzas de medrar ni mejorar su estatus personal.

El socialismo es caro, Margaret Thatcher lo expresó magistralmente diciendo algo así como “lo malo del socialismo es que eventualmente se acaba el dinero de los demás”. Esto es una verdad como un templo.

Un ejemplo significativo y desgraciadamente cercano es el presidente de España, José Luis Rodríguez Zapatero. Este señor, es un derrochón en toda regla y nos está llevando a la ruina poco a poco.

Como dice Esperanza Aguirre, donde mejor está el dinero es en el bolsillo del contribuyente, pero esta filosofía no va con nuestro primer ministro. Han sido tantas las subvenciones, tanto el incremento del empleo público, tanto regalo a las autonomías, tantos planes económicos equivocados como el Plan E, tanta precipitación y tan poco pensamiento, que a Zapatero se le ha terminado el dinero de todos. ¿Quién puede salvar los muebles a ZP? Si fuera un gobernante hábil, sesudo y con dos dedos de frente, de una vez por todas cortaría el gasto público, haría reformas de calado en el plano laboral y financiero, etc. Pero señores, es socialista, y cuando un socialista nos arruina, su única arma para revertir la situación es subir los impuestos, es decir, la presión fiscal.

Existen muchos tipos de impuestos, pero no me viene a la cabeza ninguno que este señor no haya incrementado. Cada vez que lleno el depósito del coche, veo alarmado como el litro de diesel está rozando ya el euro veinte. Cuando compro una cajetilla de tabaco, me doy cuenta de que en el último año ha subido por lo menos 30 céntimos.

Y ahora queda lo peor, ahora nos enfrentamos en un corto espacio de tiempo a la subida del impuesto que más va a afectar a los ciudadanos, pobres y ricos, inmigrantes y nativos, trabajadores o parados, pensionistas, niños o personas en edad de merecer.

Subir el IVA es la medida más salvaje y más antisocial que se le podía pasar por la chaveta al iluminado monclovita. Está claro que en un país que sufre un 20% de paro, se verá avocado a la miseria si el impuesto sobre el consumo sube 2 puntos de repente.

Es entendible que a un señor que toma cafés a 70 céntimos, al que le de igual todo menos el poder y el coche oficial, se la traiga al pairo que la cesta de la compra se incremente brutalmente para la anciana que va al mercado y que apenas llega a fin de mes. Tampoco le importará demasiado el autónomo que ha pedido un crédito para mantener su negocio y su plantilla, ni cómo afectará a los clientes y turistas de los sitios de veraneo este sablazo de mal gobernante.

Por ello yo como ciudadano estoy en contra de la subida del IVA, por ello acabo de firmar el manifiesto de la plataforma que impulsa el PP madrileño.

La página es www.nomasiva.com y en un minuto te adhieres. Este blog está adherido y haré todo lo posible para difundir la idea de que la subida del IVA es la puntilla al toro español que ya agoniza en tablas por culpa de Zapatero y su cuadrilla.

El socialismo es esto, el socialismo no distingue a los buenos de los malos, a los pobres de los ricos, al emprendedor del paniaguado. Hasta que no logremos que Zapatero pierda su empleo, nuestro porvenir y nuestra economía están en serio peligro.

viernes, 16 de abril de 2010

En Abril, aguas mil

No me he olvidado de vosotros, queridos y selectos lectores de este modesto blog, pero mi trabajo me ha impedido actualizar contenido con la asiduidad que yo quisiera.
Han pasado muchas cosas en este Abril que sigue siendo lluvioso aunque un tímido sol haya roto esta mañana el grisáceo cielo de la capital de España.
Hoy no me voy a centrar en un tema concreto, pues no he podido profundizar en ninguna noticia de la rabiosa actualidad de estas semanas. Me conformaré con relatar a vuelapluma mis impresiones sobre el panorama político de este ruinoso estado zapaterino.
El paro sigue creciendo en toda España, aunque Madrid parece ser que empieza a crear empleo poco a poco, demostrándose así que las recetas liberales de la señora Aguirre son más acertadas que las políticas socialistas de estos progres de medio pelo que nos comandan a nivel estatal.
La presidenta de la Comunidad de Madrid no para quieta, y esta semana, por fin, ha concretado y plasmado en un folletito su criticada “rebelión” contra la subida del IVA. Además de ello, el PP madrileño comenzará una campaña de recogida de firmas.
También tuvo tiempo ayer para recibir en la Puerta del Sol a los alcaldes socialistas del sur de Madrid, entre los que se encuentra el de Aranjuez, mi hermoso y degradado pueblo natal.
Estos señores llegaron andando a la capital, dejando aparcado por un día el coche oficial. Se plantaron en Sol y se enfadaron muchísimo porque en la reunión con la presidenta había un cartel que decía: “Reunión con los alcaldes socialistas del sur”. Parece ser que a estos ediles les ofende su denominación de origen y que se avergüenzan de representar al partido que representan. No me extrañaría en absoluto.
Mientras dan paseos, tienen sin cumplir sus promesas electorales, como he demostrado estos días en los foros de Aranjuez, donde he ido colgando un panfleto o programa electoral del alcalde plagado de promesas sin cumplir. Aquí podéis verlo si sois arancetanos:
A una persona decente, este documento sonrojante le debería llevar a dimitir sin demora. En fin, son socialistas. Como dijo Tierno Galván, el que incitaba al consumo de drogas desde el balcón de la Casa de la Panadería, los programas electorales están para no cumplirse. Con eso queda dicho todo de esta gente.
Además de todo esto, los sindicatos ante el paro obrero creciente, para no molestar a Zapatero se han dedicado estos días a defender a Garzón. Todos les pagamos para ese menester. Eso lo sabe hasta un niño de teta.
Y como no podía ser de otra manera, para llenar el aforo de un salón de la Universidad Complutense, convocaron a sus liberados, que en vez de trabajar como todo hijo de vecino, se dedican a ser el ariete del sectarismo y de la izquierda más reaccionaria.
En el acto en defensa de Garzón, como todos esperábamos, se escucharon los discursos más sectarios, más venenosos y más radicales. Se atacó directamente la separación de poderes del Estado, el espíritu de la Transición y su ley de amnistía, a los jueces del Supremo tachándolos de franquistas y de consentidores de la tortura hasta el 1976. Allí estaban todos los heroicos luchadores antifranquistas, aquellos que lucharon tanto y tan bien que lograron que el Caudillo muriera de viejo y en la cama.
Parece ser que para esta gente la prevaricación es ley de vida, que no todos somos iguales ante la Ley, que un juez pida dinero a un banquero en una cariñosa carta, es algo normal, corriente.
Probad a escribir al señor Botín para que os perdone esa hipoteca que os asfixia, como mal menor recibiréis una cariñosa negativa, como mal mayor, la visita de la Guardia Civil con una denuncia por extorsión en una mano y unas esposas en la otra.
La verdad es que todo esto apesta, sobre Gurtel no ha habido más sorpresas que las que ya sabíamos gracias a las filtraciones de El País, solo que Rajoy por fin hizo dimitir al tesorero Bárcenas por segunda vez, es decir, la primera vez nos mintió a todos y este señor seguía en su puesto y con su despacho.
El País y Público escarbaron durante días sin encontrar nada en el sumario para acusar a la de siempre, a Esperanza Aguirre, mientras La Gaceta, con más tino y muchísimas pruebas, nos destapaba el patrimonio inmobiliario del meapilas de Bono, que por lo visto es otro de estos tipos que puede pasarse la ley por donde quiera y no declarar a Hacienda negocios como una hípica que le da unos beneficios anuales de 300.000 euros y unos pisillos para la prole que quitan el sentido por su desorbitado precio.
Si es que esto de ser socialista es de millonarios, ya lo veníamos diciendo.