martes, 25 de mayo de 2010

Esperpentos y Estatutos

La empresa en la que trabajo, dispone de delegaciones en varias ciudades españolas, cuatro de estas oficinas se sitúan en ciudades bilingües como son Barcelona, La Coruña, Valencia y Bilbao.
De momento no he tenido problema alguno de comunicación con los empleados que cogen el teléfono cuando se les llama para cualquier tema profesional. Todos ellos hablan perfectamente el español y es en este idioma en el que nos comunicamos.
Ayer, en el Senado, el presidente de la Generalidad de Cataluña, Pepe Montilla, un señor de Córdoba afincado en Barcelona como tantos y tantos charnegos andaluces que migraron a Cataluña buscando un porvenir y un trabajo que en su tierra de origen no encontraban, dio un espectáculo lamentable, una vergonzante actuación.
Podríamos llegar al fondo del asunto, que no era otra cosa que el chantaje al resto de la Nación para que acepte de una vez por todas la legitimidad del Estatut, una Constitución a la soviética que convierte a España en una colonia económica de Cataluña y a los ciudadanos catalanes en esbirros y esclavos de una clase política ávida de dinero y de poder.
Podríamos llegar al fondo, como decía, pero nos quedaremos en la forma: Montilla farfulló en catalán la mayoría del tiempo que duró su discurso, pero también se atrevió a utilizar el gallego y el euskera para deleite y orgasmo del resto de nacionalistas separatistas que por el Senado estaban ayer tarde.
Montilla, según dicen, no sabe hablar catalán correctamente, cosa nada extraña si se le escucha expresarse en español, pero su capricho nacionalista, su estupidez supina, le llevó al extremo de utilizar hasta 9 traductores profesionales para que el resto de señorías se enterasen del chantaje que venía a proponer. Todo ello por un módico precio de unos 7000 euros, que mejor estarían en las arcas públicas para pagar pensiones, asistencia a personas dependientes, farolas rotas o vendas para los hospitales.
El esperpento de Valle-Inclán era una técnica literaria que deformaba la realidad hasta límites insospechados para caricaturizar a los personajes de la sociedad española del siglo XX. Si el genio gallego hubiera vivido lo suficiente para escuchar ayer a Montilla, habría desechado el esperpento por quedarse corto en su deformidad.
Decenas de señores sentados en un hemiciclo, todos ellos nacidos en España, con los pinganillos puestos en la oreja por culpa de un bobo nacionalista al que no le da la gana hacerse entender en castellano.
Todo ello mientras España se desangra en una crisis económica e institucional sin precedentes, todo ello con 5 millones de parados, todo ello con las cuentas públicas en bancarrota.
Y es que las lenguas no tienen la culpa de nada, la culpa la tienen los siniestros personajes que las ponen al servicio del mal, al servicio de sus intereses más espurios. Uno de esos personajes se llama Pepe Montilla y su afán es pervertir y prostituir el catalán hasta límites insospechados.
Ayer pidió respeto por las lenguas cooficiales, obviando que en la región de España que él regenta, se impide a los niños estudiar en español, se multa a aquellos comercios que no rotulan en catalán, se obliga a los cines a traducir las películas al catalán aunque esto sea su ruina, se malgasta el dinero en nombre del catalán abriendo embajadas de Cataluña por todo el mundo y colocando después a familiares y enchufados políticos, etc, etc.
Ayer fue un día triste para la democracia española y para el ciudadano de a pie.
Ese ciudadano al que le suben los impuestos, el IVA, al que le niegan ayudas y se le recorta el sueldo en nombre de la solidaridad con su país, con sus instituciones, en nombre de Montilla, de sus caprichos, de su coche oficial, de sus dietas y de sus traductores.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Papá ¿por qué ZP es del Atleti?

Dice Zapatero que es del Barcelona de toda la vida, pero ¿quién puede creer a un señor que dice ser de León siendo alumbrado en Valladolid? Hoy me he despertado en mi cama, entre mis sábanas y lo he visto claro, meridianamente claro: ¡Zapatero es del Atleti!
Estaba sumido en mi duermevela particular, pensando en los goles que Forlán meterá esta noche, en los regates del Kun ante el Fulham en Hamburgo y me he dado cuenta de algo al sonar el despertador: Zapatero es un atlético de tomo y lomo, un atlético camuflado y silente, que dice ser del Barcelona para atraerse a su vera los apoyos parlamentarios que necesita de ERC, CIU, PSC y tal y tal, como diría Gil, otro atlético de aúpa.
Y me he levantado con cara de tonto ¿cómo no he caído antes? He encendido el ordenador y buscado ávidamente el himno del centenario atlético, ese que escribió y cantó Joaquín Sabina. Después de leer unas estrofas me queda claro que no me he confundido, Zapatero es colchonero, y lo que es peor, quiere que toda España se convierta a su causa, a sus colores.
La mañana de Aranjuez me ha saludado con su hálito refrescante, pero yo iba canturreando el himno recién aprendido:
Y la afición a tu lado porque es adicta al
veneno del balón, del balón envenenado.

Qué manera de aguantar, qué manera
de crecer, qué manera de sentir, qué
manera de soñar, qué manera de
aprender, qué manera de sufrir, qué
manera de palmar…
Con dinero y sin dinero somos los primeros,
¡qué viva mi Atleti de Madrid!
Todo queda resuelto, todo aclarado. El himno del Atleti es el plan anti crisis de Zapatero. Unas horas después, cuando el presidente del Gobierno ha comparecido en el Congreso de los Diputados y nos ha desvelado dónde va a meter la tijera para cumplir los compromisos internacionales contraídos con Europa y con Obama (le llamó ayer el presidente de EEUU para darle cariñosas collejas, instarle a que reduzca el déficit y supongo que para desearle suerte a su Atleti en la final de Hamburgo) me he dado cuenta de con qué seriedad y rigor cumple ZP su programa electoral atlético.
En efecto, según la encuesta del CIS la afición sigue al lado de ZP y es adicta a su discurso y a sus actos. Este mes el PSOE, recorta misteriosamente distancias con el PP de Rajoy.
Zapatero, como el Kun Agüero, junto a su ministra económica Salgado, reciben el balón envenenado, el balón de los fondos de rescate europeos que nos saldrá muy caro, que no es gratuito ni por la patilla como nos lo quiere vender la plantilla socialista.
¡Qué manera de aguantar! ¡Qué manera de crecer! ¡Como el Ibex! ¡Como los inversores que huyen espantados de España ante las políticas suicidas de ZP y sus secuaces. Recordemos como el índice bursátil español se despeñó 15 puntos la semana pasada y solamente se ha recuperado tras el anuncio de Merkel de que vigilarán muy de cerca las cuentas españolas y de que se prepara un fondo para rescatarnos de la quiebra. Tras este anuncio el Ibex se tornó verde, como los brotes verdes, que ni están ni se les espera, tan verdes como el césped del Vicente Calderón, tan verdes como el trigo verde, y verde, verde limón.
¡Qué manera de sentir!¡Qué manera de soñar! Y con esta estrofa se acuerda acuerdo uno de ZP en Manhattan, cuando presumía de sistema financiero, de salud económica, de estar en la Champion League de las potencias mundiales y de haber superado en renta per cápita a la Italia de su amigo Berlusconi y de estar a punto de hacerlo con la Francia de su compadre Sarkozy. Unos años después, superamos en déficit a todo el mundo, en paro a todo Cristo y en ruina económica hasta al más pintado. No olvidemos que nos sitúan en el último lugar de los países desarrollados.
¡Qué manera de sufrir! ¡Qué manera de palmar! Y en esas estamos, sufriendo como los hinchas rojiblancos solo saben. A mí, que soy madridista de cuna y teta, me costará un poco adaptarme a la filosofía atlética. Zapatero me ayudará en lo posible con un poco de esfuerzo y dedicación.
De momento esta mañana ya ha anunciado que los primeros nuevos socios del club del Manzanares serán los funcionarios, a los cuales se les recortará una media del 5% su sueldo de este año y se les congelará el del 2011. Supongo que los sindicatos, que en el 2002 montaron a Aznar una huelga por mucho menos, reaccionarán de una vez y dejarán de ramonear por el prado de la subvención y el compadreo.
Además Zapatero quiere llenar las gradas del Calderón con jubilados y las bandas con personas dependientes en silla de ruedas, pues castigará a estos colectivos retirando las ayudas a las personas dependientes, subiendo las medicinas y congelando las pensiones. ¡Para que luego digan que esto no es socialismo!
Por si todo esto fuera poco, Zapatero suprime el cheque-bebé, aquella medida que anunció a los cuatro vientos antes de ganar sus segundas elecciones generales. Así las colas en el Calderón para hacer socios a los recién nacidos serán más moderadas y discretas, que el estadio tampoco es el Maracaná, todo hay que decirlo.
Y esta noche la final de la recién estrenada Europa League, desconozco si en el palco estará ZP apoyando a su Atleti, o seguirá sin salir del armario y sin admitir que jamás en la vida ha sido culé.
Todos los españoles, atléticos desde hoy mismo, apoyaremos al club colchonero y nos alegraremos con su victoria junto a Zapatero. Pues como dice Sabina…
Con dinero y sin dinero somos los primeros,
¡qué viva mi Atleti de Madrid!
¡Y Zapatero, oiga! ¡Por muchos años!
*Dedicado a todos los atléticos que conozco y estimo, que son muchos y grandes amigos.

miércoles, 5 de mayo de 2010

Luchas cainitas

Desde que el hombre es hombre, la lucha de poder ha existido y las peleas cainitas también.

De Caín viene la palabreja, de aquel hijo de Adán que protagonizó el primer fratricidio de la Historia contra su hermano Abel por puros y salvajes celos.
En un partido político, estructura jerarquizada donde las haya, es pan de cada día la zancadilla, el empujón y el corrimiento de sillas. Máxime si este partido no tiene esperanzas de victoria electoral y la encuesta le dan como perdedor de unas elecciones ya cercanas.

Hablo del PSOE de Madrid, hablo de su actual líder, Tomás Gómez, y de las polémicas declaraciones que estos días han salido de su boca, convenientemente filtradas y ventiladas por los grupos de comunicación afines a la izquierda.
Esperanza Aguirre es una líder fuerte porque se basa en una política clara y sin golpes de timón, no necesita tener enfrente un convidado de piedra para conseguir unos magníficos resultados basados en realidades y hechos de una buena gestión, en el cumplimiento de su programa y en el trabajo cotidiano. Recordemos que Aguirre tiene en Madrid una mayoría absoluta holgada y que la campaña electoral que la aupó a revalidar su presidencia autonómica no se basó en ningún momento en la descalificación del rival político, de hecho la líder popular no nombró en ninguno, ni en mítines ni entrevistas a aquel desgraciado y defenestrado señor bajito y con corbatas llamativas llamado Rafael y apellidado Simancas.
Está molesto el actual líder socialista de Madrid con el ministro Blanco, con la mano derecha de ZP porque no le apoya como candidato, porque no le cobija bajo su brazo galaico, porque cumple su labor a duras penas con los madrileños y dota nuestra comunidad con ciertas infraestructuras desde el Ministerio de Fomento que comanda.
A Tomás le gustaría que Blanco asfixiara económicamente a Madrid y no invirtiera ni un euro en nuestras poblaciones, en la primera comunidad de España. A Gómez le ponía más Magdalena Álvarez, aquella desastrosa ministra de Fomento a la que se le caían los túneles y se despachaba contra Esperanza Aguirre diciendo que le gustaría verla colgada de las catenarias de las vías del tren. Una ministra desastrosa para Madrid que dejó un déficit de inversiones en nuestra región escandaloso.
Y es que Blanco no ve a Tomás Gómez como rival para Aguirre, no encuentra en su persona un líder nato y confiable y por ello ya se habla, por enésima vez, de paracaidistas políticos, esos figurones de relumbrón que aparecen a un mes de las elecciones y que se suponen tienen un tirón mediático y electoral de órdago.
A Zapatero nunca le ha salido bien esta estrategia en Madrid. Nos podemos acordar de Miguel Sebastián o de Trinidad Jimenez para el Ayuntamiento de la capital. Todos ellos salieron escaldados.
Ahora Trinidad Jimenez parece que vuelve a sonar con fuerza como candidata a presidir la CAM, tras su potable andadura por el Ministerio de Sanidad, aunque también se habló en su día de Pepe Bono, Bono-Loto para los amigos por su fortuna, o incluso de De La Vega o Beatriz Corredor, la ministra de Vivienda, creo que la peor valorada de todo el gabinete de ZP.
El juego de la silla empieza a otro nivel, esta vez a nivel nacional, Leire Pajín apoya a Tomás Gómez y Blanco, enemigo encarnizado de la hija de la tránsfuga transitoria de Benidorm, quiere un relevo inmediato.
Las cosas no pintan nada bien en el PSOE. Gómez tiene sus huestes divididas entre los alcaldes partidarios del ministro Blanco y sus fieles abre puertas y a la vez alcaldes del Sur, esos que protagonizaron hace escasas semanas una romería hasta la Puerta del Sol para echarle la culpa de sus males municipales a Esperanza Aguirre.
Parece que Tomás Gómez basa su poder en estos personajes, y todos ellos pueden salir escaldados si el ministro Blanco se empeña en defenestrar a Tomás, entre ellos Jesús Dionisio, el alcalde de mi pueblo, Aranjuez.
Por otra parte los medios de la izquierda no han tardado en dar pábulo a la polémica, lo que nos hace temer que las cosas no pintan nada bien para el actual candidato autonómico.
Es un caso parecido al de Pepe Bono, acusado de poseer unos bienes que no corresponden con el fruto de su carrera política, y de unos tejemanejes con constructoras que hicieron su particular pelotazo en La Mancha cuando el presidente del Congreso era presidente de dicha comunidad autónoma. Un lince de los negocios el tal Bono.
Y yo sospecho malintencionadamente, que si Público, el diario más sectario e izquierdista del momento, se ha hecho eco del escándalo que La Gaceta de Intereconomía saca a la luz por fascículos sobre las posesiones de Bono, es que un alto socialista quiere quitarse del medio al molesto manchego.
Me temo que es otra batalla política, ésta encubierta y con fecha objetivo bien señalada, el verano del 2012. Zapatero llegará muy tocado, si es que llega a las elecciones generales, y como posible sustituto del ínclito inquilino monclovita, siempre ha sonado Pepe Bono con fuerza.
Quién quiera que ate cabos, no sería la primera vez que un líder quemado hace caer a los que le pueden hacer sombra.
Sabemos que un libro de éxito y de reciente publicación cuyo personaje central es Zapatero se titula El Maquiavelo de León y ya lo dijo Maquiavelo, el de Florencia, en su famosa obra El Príncipe: hay que rodearse y proteger a los socios débiles para perpetuarse en el poder sin posibilidad de que nadie te birle la silla.

lunes, 3 de mayo de 2010

¿Votaste a Zapatero?

Leo en un foro que sigo habitualmente, una defensa de Zapatero como un líder coherente y que defiende los derechos del trabajador a ultranza.
Habla mi amigo de su mano de hierro al negarse a medidas como el abaratamiento del despido (no debe ser demasiado caro si están en la calle casi 5 millones de personas) y de la instauración del contrato basura, como si los parados no quisieran trabajar hasta sin contrato si llegara el caso.
Nos habla este votante socialista de que la cifra del 20% de paro es culpa de todos los gobiernos de la democracia, obviando la época de Aznar, cuando España creó 5 millones de empleos de los 7 millones nuevos en la globalidad de la UE.
Hombre, hacer un halago de ZP como líder político tiene su miga y su guasa si nos lo tomamos a chirigota. Presumir de votante suyo con la que está cayendo ya ni les cuento.
Un señor que ha negado la crisis hasta la extenuación, que utilizó a sus bastiones para dar un mensaje de optimismo, llámese bastiones a los artistas de la ceja y a los sindicatos de ¿clase?, previamente subvencionados y bien pagados de si mismos, no es un gran político, sino un buen publicista y demagogo.
Recuérdese como se llamaba desde las filas socialistas antipatriotas, cenizos y blasfemos a todos aquellos que advertían que España iba cuesta abajo. Recuérdese también el debate del defenestrado Solbes contra el caído en el ostracismo Manuel Pizarro. Solbes ganó el debate, los españoles perdimos nuestro futuro inmediato al creernos sus milongas.
Un señor que sigue gastando sin medida, que cede fondos a las autonomías, esas que hoy se ha sabido han aumentado sus funcionarios en casi 100.000 personas en lo que va de año mientras el paro azota sin tregua los hogares españoles, no es un gobernante coherente, sino un irresponsable. Podemos afirmar que España a día de hoy tiene más funcionarios que emprendedores y empresarios. Que me diga alguien quién puede mantener un Estado como el nuestro con esa dinámica de gasto y estatalizado hasta el calcañar.
Todo el mundo aquí se aprieta el cinturón hasta donde puede, excepto nuestros políticos. Si hablamos de ZP podemos mentar a sus más de 600 asesores monclovitas que nadie sabe a ciencia cierta lo que hacen.
El viernes se rieron en nuestra cara De La Vega y Salgado anunciando un plan de austeridad que prevé ahorrar al año 16 millones de euros gracias a la supresión de un puñado de altos cargos o funcionariado de Estado. ¿16 millones cuánto supone en un país con una deuda desorbitada y aterradora de 460.000 millones de euros?
Ahora vamos de salvadores de Grecia, como Felipe II cuando sus enemigos hablaban de que no tendría dinero para terminar el monasterio de El Escorial y puso el último ladrillo de oro macizo en su berroqueña construcción. 10.000 millones de euros más para los griegos, que no creo puedan devolverlos a medio plazo por mucha falta que nos hagan en el futuro.
Sumemos la condonación de deuda exterior, limosnilla a sectores ¿estratégicos?, el salvamento de CCM arruinada por puro amiguismo y politización de la misma, también las ayudas al sector del automóvil, a la banca, subvenciones de todo tipo al cine, a los sindicatos, ayudas al desarrollo, comprar lanzas indígenas para Carod, doblar al español los discursos de los nacionalistas en el Senado… y un largo etcétera.
Planes E que han resultado ser un fracaso sin precedentes que se sabían pan para hoy, y hambre para mañana. Energías verdes doble y triplemente subvencionadas por el ciudadano. Sobre este tema nos dijeron las eléctricas el otro día que la apuesta por lo verde supondrá el encarecimiento del recibo de la luz en un 20%. ¡Tócate las narices, Mari Loli!
Y llegará junio, el veranito, y ZP nos subirá el IVA dos puntos, algo sobre lo que ya han dicho los hosteleros y las grandes mayoristas de turismo que puede ser la ruina del sector.
Recuérdese que cuando el anterior gobierno socialista subió el IVA, esto se tradujo en otro medio millón de parados. Es lo que tiene castigar el consumo. Nada más socialista que no discriminar a ricos de pobres, aunque esta gente diga que son el adalid del obrero y el parado. El IVA lo pagamos todos, sin reparar en lo roto que está el bolsillo de cada uno de nosotros.
El drama está en la calle, más de 4 millones y medio de ciudadanos en paro, 1,3 millones de familias con todos sus miembros sin ningún tipo de ingreso que pronto se convertirán en un drama nacional y en una bomba de relojería para la convivencia de todos nosotros.
Esta es la coherencia de Zapatero, del ilustre Zapatero.
¿Qué hará cuando llegue la hora de España? Ya hemos visto las barbas de nuestros vecinos puestas a remojar, las barbas de los vástagos de Homero, de Platón y de Sócrates.
El gobierno de la Helade ha tenido que diseñar un plan durísimo de austeridad, reducir el déficit del 14% al 3% en dos años.
Esto significa recorte de pensiones, congelación de sueldos, abaratamiento del despido, reducción de empleo público, renuncia a pagas extra por parte del funcionariado, subida del IVA, de los impuestos sobre alcohol, tabaco e hidrocarburos casi un 10%...
Como dice Papandreu, hay que elegir entre el sacrificio y la catástrofe.
¿Qué elegirá el gobierno de ZP si llega el caso? Me temo que elija lo que elija, los que pringaremos seremos los de siempre, los españoles de a pie. A ellos se la trae al pairo.
Y es que no hay vuelta de hoja. Los gobiernos no salen por sí solos de una crisis económica, de las crisis salen sus ciudadanos por actitud, por ilusión y por ideas. De la crisis se sale desde la iniciativa privada y empresarial, no desde un Estado proteccionista y subvencionado que asfixia a sus gentes para mantener el tren de vida de unos pocos.
Es el deber de un gobierno favorecer el germen de la iniciativa privada y ofrecer al empresario y al inversor un panorama atractivo evitándole trabas, dándole facilidades, etc.
La grieta que se abre bajo nuestros pies es profundísima y es nuestra responsabilidad como ciudadanos elegir a unos representantes con las ideas claras y sin temblor de pulso, que elijan el sacrificio empezando por ellos mismos dando ejemplo y que no se dediquen a la demagogia y al pago de favores.
No me vale la teoría de Teo, buen camarero y mejor persona, que siempre que escucha a un cliente quejarse de cómo está el patio responde lo mismo:
-¿Votaste a Zapatero? ¡Ahora te jodes!
Lo malo es que nos jodemos todos. Y vaya que si...