lunes, 5 de diciembre de 2011

De


Y la tarde caía sobre nuestras cabezas, como la cruel espada de Damocles que cortaría por la mitad el lazo de nuestras manos.
Se sonrojaba el día, el cielo tímido se iba tiñendo de esa luz imprecisa que anuncia el despertar de las estrellas y el manto oscuro de la noche.
Y tú me preguntabas, mirándome a los ojos con luz penetrante de pensamiento:
- ¿Dónde estamos tú y yo? ¡Dime! ¿En manos del destino insorportablemente educado o en manos de la conciencia tremendamente sensata?
Dónde, dime, destino, Dios si creyeras en su influjo... ¡Demasiada dé para seguir perdido en tu mirada!
Solo admito una dé esta atardecida, la de los dos, la que cuelga indecente entre tú y yo, la que sintió Becquer en su rima y nadie se atrevió a discutirle:
-¿Qué es poesía?, dices mientras clavas tu pupila en... - comienzo a decirte lento, muy lento, tan lento que me borras la rima con un solo beso, quizás medio.
- ¡No seas bobo y vete ya! - concluyes tú sonriendo, rompiendo sin complejos la cadencia de lo que el genio había escrito.
Y me alejo.
Chirrían mis pasos sin pausa y sin alegría cuando enfilo las calles de la soledad íntima y maltratada, mientras desgasto las baldosas manidas de las aceras, mientras se clavan por mi espalda las agujas crueles de ese reloj vital al que tú ya no das cuerda.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Respecto a la crísis, creo que desde el PP se debería de valorar la posibilidad de crear un pseudoparaiso fiscal en el sur de España, parecido a Gibraltar, o lo que hacen los británicos con la isla de Jersey, Caimán, como la City británica o Hong Kong en China, se podría utilizar las mismas Eurovegas, esto no arreglaría España pero ayudaría, no es algo que se va a hacer rapidamente, pero sería una salida.

También creo que se deberían de crear dos cámaras en España, una de las antiguas colonias españolas y portuguesas (incluyendo al mismo Portugal) y otra del Mediterráneo (tanto la parte europea como la africana y asiática), para activar la economía y esas zonas, el ejemplo sería el Parlamento Europeo y la Commanweth.

Si se hacen estas cosas, cambiarían el futuro de España.