martes, 26 de marzo de 2013

De aquellos polvos, estos lodos

(Artículo aparecido en el semanario Más Aranjuez y en heraldoaranjuez.com)


Hoy, tras el Pleno extraordinario del  lunes, era uno de esos días de reacciones políticas y notas de prensa.
Admito que los comunicados de los grupos de la oposición no han defraudado. Por poco imaginativos, me refiero.
Los mismos que arruinaron Aranjuez durante ocho años de mandato, se atreven ahora a dar clases de economía barata.
¡Madame de Pompadour  dando lecciones de castidad y recato!
Los mismos que se gastaban los impuestos de los ciudadanos indiscriminadamente, se atreven a tachar a este Equipo de Gobierno de cobarde y tramposo.
Como arma arrojadiza, como rehenes, utilizan a la plantilla municipal para defender su mala gestión y huir una vez más hacia adelante.
Recordemos la revista municipal de 20 millones de pesetas al año, recordemos los 11 concejales liberados del PSOE más sus 11 cargos de confianza, también los casi 4 millones de euros enterrados en un parking subterráneo ilegal y sin utilidad, los presupuestos desequilibrados en los cuales se gastaba hasta 15 millones de euros más de los que se ingresaba, la VISA de Alcaldía y tantas otras cosas.
Los trabajadores de este Ayuntamiento son conscientes de que de aquellos polvos vienen estos lodos, son conscientes de que tras una orgía presupuestaria, ahora toca lavar los platos.
La ley nos obliga a ello, a no gastar ni un solo euro más del que se ingresa, a lograr un equilibrio presupuestario si no queremos la intervención de este Consistorio y el cierre de servicios públicos.
Algo lógico al fin y al cabo. Un Ayuntamiento no es muy distinto a un hogar cualquiera. Toda persona que esté leyendo este artículo, sabe que al final de mes no puede gastar más de lo que cobra si no quiere abocar a su familia a la ruina y a la bancarrota.
Los trabajadores, motor de esta casa, saben que estamos ante una situación delicada y que todos debemos remar en la misma dirección.
El mismo gobierno saliente socialista, que ordenó un decreto de pago de 5 millones de euros justo después de perder las elecciones municipales para conseguir la paralización total de esta administración (Si no hubiéramos logrado paralizar este decreto hubiera sido materialmente imposible pagar las nóminas de los trabajadores),  ahora desde la oposición enarbola la bandera de la defensa a ultranza de la plantilla municipal y nos tacha de verdugos por querer hacer bien las cosas.
El mismo grupo de concejales que no dudó en gastar los avales del Pau de La Montaña en otros menesteres, es ahora el que brama contra nuestro intento de hacer de este Ayuntamiento una empresa viable y con futuro sin recortar ni un ápice los servicios básicos prestados a la ciudadanía.
¿Sus alternativas y las de sus huestes sindicales? Instaurar de nuevo la tasa de la basura o suprimir una de las dos fiestas locales.
A este PSOE, ya no le importa nada disparar con fuego de mortero a la gente de Aranjuez. Les da igual Juana que su hermana y esto a mí, como ciudadano que paga sus impuestos, me parece de una irresponsabilidad gravísima.
Los trabajadores de este Ayuntamiento saben los cambios que se han producido desde nuestra entrada al poder. Saben que miramos con lupa cada céntimo de euro y que hemos recortado todo aquel gasto superfluo que pudiera existir.
Ningún político en su sano juicio quiere hacerse el harakiri tomando medidas dolorosas que desgasten su imagen, pero cuando la situación económica heredada, con una deuda estratosférica de 175 millones de euros, obliga a tomar decisiones valientes, el buen gobernante es el que no duda, no el que mira para otro lado o mete la cabeza en la tierra como un avestruz.
Los trabajadores municipales son conscientes de que la austeridad y el ahorro redundan en la estabilidad y perdurabilidad de sus puestos de trabajo.
Son conscientes de que al PSOE le sobra la O de obrero desde hace mucho tiempo, pues su único afán es el poder y jamás ha dudado en utilizar y traicionar a las personas para lograrlo.

Javier Lindo Paredes                  
Concejal-Delegado de Transportes, Medios de Comunicación y Desarrollo Tecnológico.