viernes, 3 de enero de 2014

Carbón

Publicado en el Semanario El Espejo de Aranjuez (Enero 2014)


Como marcan los cánones, como reza la tradición, los Reyes Magos dejan bajo el árbol de Navidad un saquito de carbón a los niños que se portan mal.

Hoy, día de Reyes, el PSOE de Aranjuez ha recibido en su sede de la calle Florida toda la producción carbonífera de la Cuenca minera de Asturias como pago a su nefasta gestión municipal durante dos largas legislaturas.

La Cámara de Cuentas ha elaborado un durísimo informe que pone negro sobre blanco, negro carbón, las irregularidades que se cometieron en el Ayuntamiento de Aranjuez durante el mandato socialista del alcalde Dionisio.

En este mismo semanario local, se da buena cuenta de los detalles que han suscitado el informe de este reputado organismo económico que vela por la transparencia y la rectitud de la administración pública.

Fue la Alcaldesa de Aranjuez, María José Martínez de la Fuente, el primer cargo electo en el año 2011 a nivel nacional, en pedir que el despilfarro público fuera tipificado como delito en el Código Penal.


Esta idea no es nada descabellada visto lo visto, aunque desde la izquierda local se hayan encargado sus representantes de poner en duda que la herencia recibida tras el traspaso de poderes de hace dos años, fuera nada más y nada menos que una deuda de 175 millones de euros, la nada despreciable cifra de 29.000 millones de las antiguas rubias o pesetas.

La izquierda ribereña, lejos de sonrojarse de su patética gestión, de su manera irresponsable de administrar los dineros de la ciudadanía, no ha dejado de insultar y desprestigiar a la concejala de Hacienda, doña Piedad Roldán.

Se han escuchado en el Pleno Municipal (las benditas fonotecas lo corroboran) que la concejala de Hacienda no sabe sumar, que suma dos veces el mismo concepto, o que viene de Yepes, pueblo castellano-manchego donde aún se hacen las cuentas con fanegas de trigo o arrobas de aceite. En fin…

Hoy, aún es pronto para conocer las reacciones del PSOE local mientras escribo este artículo.

El estilo al que nos tiene acostumbrado el partido de Solbes, Rubalcaba o Roldán, será negarlo todo, acusar a este Equipo de Gobierno de ser oposición a la oposición o de gobernar mirando por el retrovisor, pero que la Cámara de Cuentas haya certificado que la gestión socialista ha sido calamitosa y mortal para los intereses de los contribuyentes ribereños y para varias generaciones venideras, es algo que debería hacernos reflexionar a todos.

Cada euro del erario público debe ser mimado y administrado con tino. No podemos los gobernantes pensar que el dinero del contribuyente no es de nadie, como afirmaba una ministra del PSOE de Zapatero.

Un Ayuntamiento no puede administrarse de otra forma distinta a la que todos estamos acostumbrados en nuestro hogar.

Nadie en su sano juicio se endeuda por varias generaciones, nadie se gasta el dinero de la compra semanal en caprichos superfluos. No se puede vivir por encima de las posibilidades que la nómina mensual nos marca, eso en el bendito caso de que tengamos trabajo tras la profunda crisis en la que nos sumió el gobierno de ZParo.

La situación en la que nos encontramos el Ayuntamiento hace dos años no es plato de buen gusto para ninguna persona que conciba la función pública como un servicio a sus vecinos.

Sin medios, estrangulados por deudas a bancos y proveedores, resulta un trabajo de ingeniería financiera o un milagro (según las creencias religiosas del lector) poder prestar los servicios básicos que un Ayuntamiento debe proporcionar a sus vecinos.

La austeridad es necesaria, el gastar la misma cantidad que se ingresa, el mirar con lupa cada céntimo de euro que entra en la caja del Consistorio se convierte en una obligación.

Lástima que el PSOE de Aranjuez no tuviese entre sus valores y premisas estos conceptos de responsabilidad y gestión eficiente que nosotros llevamos grabados a fuego gracias al día a día de nuestra labor de concejal.

Es una pena que los Reyes Magos no puedan reclamar los regalos concedidos años atrás.
El que Jesús Dionisio sea en la actualidad diputado regional, es una vergüenza de gran calado. Que siga poseyendo el acta de concejal en el pueblo que arruinó tras su mandato, un escándalo de dimensiones mayúsculas.

Premiar a los manirrotos con cargos de alta responsabilidad es inadmisible. Que los malos gestores como Tomás Gómez en Parla o Dionisio en Aranjuez representen a los ciudadanos en la Asamblea Regional es algo que debería estar prohibido.

Exigir la dimisión en bloque de los concejales del PSOE con responsabilidades en el anterior gobierno socialista no es mirar al pasado, es una obligación moral para que nada de esto se vuelva a producir en el futuro.

Como su solidez facial contraviene las leyes naturales y su desvergüenza no conoce límites, aún se permitirán sentarse en el salón de Plenos de Aranjuez y sacar pecho de sus gloriosos actos pasados


Al menos nos queda el consuelo de que hoy, Día de Reyes, los niños malos siguen recibiendo carbón. Y que sea por muchos años.