jueves, 13 de marzo de 2014

Discurso ante la Delegación de ediles de Temuco (Chile)

“Hacia 1555 el humanista y botánico segoviano Andres Laguna 
de Segovia escribía desde Amberes al Rey Felipe II. 
Además de los asuntos personales, le adjuntaba la traducción al 
castellano de la obra botánica del griego Dioscórides Anazarbeo. 
Asimismo, le suplicaba que protegiese las artes y el estudio de las 
plantas medicinales, ya que era de gran utilidad para la 
población. 
Basaba esta petición en el hecho de que todos los príncipes y 
universidades de Italia habían formado sus jardines botánicos. 
También le sugería que diera orden para formar un Jardín 
Botánico en España a expensas de la Corona, pues en un futuro la 
rica colección venida de todas las partes del mundo por orden del 
Rey jardinero (que así también fue conocido el gran Felipe) , sería 
de grandísimo beneficio para el propio monarca y su pueblo. 
Efectivamente, la petición del botánico Laguna dio sus frutos. El 
Rey Felipe II mandó a los más reputados herboristas a las 
provincias de España y Ultramar para que recogiesen toda clase 
de plantas que se dieran en sus dominios y, lo que es más 
importante, ordenó la creación del primer Jardín Botánico en el 
Real Sitio de Aranjuez, título que otorgó a esta población en 
1560.”


He querido empezar mi intervención con este pequeño 
fragmento extraído de un artículo del Cronista Oficial de 
Aranjuez, el señor José Luis Lindo, por una sencilla razón: 

Gracias a la visión clarividente de Felipe II, casi 500 años después 
estamos hoy aquí, en Aranjuez, ciudad inscrita en la lista de 
ciudades Patrimonio Mundial de la UNESCO. 

Hay que recordar que una de las razones de esta inscripción, no 
es otra que la riqueza natural de Aranjuez, y por supuesto, la 
transformación que a lo largo de los siglos ha sufrido el paisaje 
original de nuestra ciudad, de su floresta y de sus frondosos 
rincones.  
La vega del Tajo, la ribera del principal río castellano, rica en 
vegetación y especies animales de por sí, convertida gracias al 
gusto exquisito de una monarquía dueña de la mitad de la Vieja 
Europa y del Nuevo Mundo, en jardines primorosos a imagen y 
semejanza de aquellos otros italianos y flamencos que tanto 
agradaban al gran Filipo, sin olvidarnos por supuesto, de la 
belleza y grandiosidad de las calles arboladas o Sotos que dan 
acceso al Real Sitio y también de las ricas huertas históricas, 
despensa primorosa de la Corte gracias a sus excelsos productos. 

Debido a este capricho antiguo, Aranjuez ha sido y es fuente de 
inspiración de los más variopintos artistas y creadores. 

Desde Cervantes con su obra “Los trabajos de Persiles y 
Segismunda” a Valle Inclán y Unamuno, Aranjuez ha sido 
sinónimo de belleza natural. 

Desde el castrado Farinelli al compositor Joaquín Rodrigo y su 
“Concierto de Aranjuez”, o desde los pinceles del genial Goya a la 
visión singular del pintor catalán Santiago Rusiñol, nuestra 
localidad ha gozado de una musicalidad y plasticidad sin 
parangón. 

Por todo ello, nuestro objetivo y nuestra responsabilidad como 
gestores públicos, es que Aranjuez siga siendo fuente de 
inspiración y musa viva para otros genios venideros, y también, 
como reza el título que ostenta este municipio, Patrimonio de 
toda la Humanidad. 

Para conseguir este fin, nada baladí, es de vital importancia que 
el crecimiento de nuestra población y su desarrollo futuro se 
produzca de manera sostenible y con un absoluto respeto al 
Patrimonio, tanto arquitectónico, como natural. 
 No se pueden repetir aberraciones como las acaecidas en un 
pasado no muy lejano, como la de que la nacional IV 
transcurriese por los Arcos de la Plaza de la Mariblanca, o en el 
caso de otra ciudad Patrimonio de la Humanidad como es 
Segovia, que el Acueducto Romano soportase bajo sus milenarias 
pilastras un intenso tráfico rodado. 

Y pongo estos ejemplos, porque los conozco de cerca, pero 
existen muchos más a lo largo y ancho del orbe. 

Investigando un poco sobre su tierra y sobre su ciudad, Temuco, 
he podido darme cuenta de que allí en la hermana Chile, 
también existen parajes dignos de proteger y en los que posar 
nuestra mirada para admirarnos de su primorosa naturaleza. 

Temuco y Aranjuez, a vuelapluma y sin profundidades, tienen 
varias similitudes que me ha agradado descubrir, como su 
historia ligada al ferrocarril (el de Madrid a Aranjuez fue el 2º 
más antiguo de la Península Ibérica después de la línea Barcelona 
- Mataró y una primera línea construida en la Cuba colonial), a un 
río, en nuestro caso el Tajo y en el suyo el río Cautín, y de un 
microclima especial y privilegiado, como son Las Vegas de 
Aranjuez y en el caso de su ciudad, la cercanía de otro paraje 
protegido, el cerro Ñielol. 

Proteger el entorno, apostar por la sostenibilidad de las ciudades 
y preservar el medio ambiente, deben ser nuestras prioridades 
como servidores públicos. 

Por ello, tenemos que explotar todas las herramientas que 
tengamos al alcance de nuestra mano para alcanzar estos 
objetivos. 

Una de ellas, es el Pacto de los Alcaldes. Le doy las gracias a 
Javier y Elena de SinCeo2 por habernos ofrecido la posibilidad de estrechar nuestros lazos y conocer de primera mano las 
inquietudes de otros municipios separados por un gran Océano, 
pero unidos por una Historia Común y por una lengua 
maravillosa. 

A mí, me toca hablar de movilidad sostenible, uno de los pilares 
básicos en los que descansa el desarrollo de las ciudades 
avanzadas y modernas. 
Desde la Delegación que represento, la de Transportes, hemos 
apostado firmemente por impulsar y afianzar dentro de nuestras 
posibilidades presupuestarias, las modalidades de transporte 
más respetuosas con el medio ambiente y con el entorno que 
nos rodea. 

Uno de los bastiones que soportan el desarrollo sostenible de las 
ciudades, como antes decía, no es otro que saber encauzar y 
absorber todo tipo de transporte, desde el vehículo privado, 
pasando por el uso del autobús, tren y metro, hasta la utilización 
de la bicicleta o el simple caminar. 

Aranjuez, debido a su orografía casi llana y al trazado de sus 
calles rectas, es una de las ciudades más propicias para el uso de 
la bicicleta o para pasear sin prisas. 

Creemos firmemente que esto es un hecho sin discusión, y por 
ello este Ayuntamiento implantó en 2009 uno de los primeros 
sistemas de alquiler de bici pública en la Comunidad de Madrid 
denominado Aranbike, y más tarde, en el 2010, se inauguraron 
las primeras rutas escolares recogidas en el programa 
Arandando. 

No podemos seguir con la idea equivocada de que el vehículo 
privado es el mejor y más rápido medio de transporte, porque 
diversos estudios tiran por tierra esta afirmación. Lo que sí podemos afirmar del vehículo privado, es que es el 
medio de transporte más contaminante, como así demuestra el 
inventario de emisiones que acaba de entregarnos hace apenas 
unas semanas la consultora SinCeO2. 

Sería largo de referir todas las iniciativas que desde esta 
Delegación hemos impulsado con el afán de favorecer la 
movilidad sostenible, aunque es importante para mí reseñar, y 
me siento especialmente orgulloso de este extremo, de que 
muchas de ellas están dirigidas a la comunidad educativa 
ribereña y por lo tanto a la infancia. 

Son los niños, futuros hombres y mujeres de nuestra sociedad, 
los que deben tener meridianamente claro que el transporte 
público y la movilidad sostenible son sinónimos de bienestar y 
salud, que el respeto al medio ambiente es básico para todos los 
que habitamos en este planeta y como le relataba en su misiva el 
botánico Andrés Laguna al rey Felipe II refiriéndose a las plantas 
medicinales: “proteger las artes y el estudio de las plantas, es de 
gran utilidad para la población” 

No quiero extenderme más, pues tengo a mi lado a verdaderos 
expertos de la materia que nos ha movido a todos a compartir 
hoy esta sala de la Comisaría de Policía Municipal. Gracias por 
cedérnosla Felix. 

En fin, espero que hayan disfrutado de su visita a Aranjuez y que 
esta reunión sea el comienzo de una hermosa amistad, como 
reza la famosa frase de la película Casablanca y que podamos en 
un futuro próximo, compartir experiencias y sinergias positivas.