jueves, 9 de julio de 2015

El mercado persa

Continuando con el asunto de los sueldos de los concejales de la actual legislatura, que a mí me toca de refilón porque no voy a ser uno de los concejales liberados, parece que no termina de desbloquearse por las noticias que manejan los medios de comunicación y por los movimientos a la desesperada de algunos grupos políticos.

Cabe añadir alguna que otra parrafada que considero importante:

Lo que se desprende de la postura de algunos partidos minoritarios es que se quieren subir al carro del discurso populista de Podemos cargando las tintas contra los sueldos de los políticos sin fijarse en el pasado, en el verdadero origen de la situación que ahora vivimos.

No deberían partir del coste que suponía para las arcas municipales ribereñas el último gobierno del Partido Popular, el cual gobernó una ciudad de casi 60.000 habitantes con cuatro cargos de confianza, tres tenientes de alcalde y unos sueldos ya rebajados un 15% sobre la etapa dorada del PSOE de Dionisio.

Corría en aquel tiempo el dinero con alegría y nadie decía nada, ni siquiera los que ahora hablan de despilfarro y ponen sobre la mesa ofertas ridículas a mi entender. Quizás desde dentro del propio aparato socialista las cosas se veían de otro color.

Recuerden que Jesús Dionisio llegó a ganar más de 60.000 euros, que llegó a tener a sus 11 concejales liberados, 6 tenientes de alcalde y una decena de cargos de confianza que hacían las veces de coordinadores de área.


Un concejal delegado del gobierno popular, me pongo a mí de ejemplo, cobraba 44.000 euros la pasada legislatura, pero en mi caso desempeñé las funciones propias de mi cargo y asumí las que realizaban hasta 3 cargos de confianza de esos que  ganaban unos 50.000 euros.

Esas funciones aún no las he llegado a entender demasiado, pues algunos de estos asesores se ganaban la vida arrinconando y ninguneando a los propios jefes de servicio del Ayuntamiento desautorizando sus decisiones e iniciativas.

Las competencias de Director de Comunicación, Asesor de Onda Aranjuez y otro coordinador de área que mantenía el PSOE recayeron en mi persona ahorrando anualmente al Ayuntamiento casi 150.000 euros.

Ahora a los concejales delegados se les quiere pagar unos 35.000 euros, lo que gana un analista programador de cualquier consultora informática, por gestionar el destino de una gran ciudad.

El verdadero ahorro se consigue gestionando con cabeza, no embarcándose en proyectos alocados e innecesarios que luego resultan un fiasco o un fracaso en toda regla porque ni el concejal de turno ni el asesor político tienen la menor idea del campo en el que les ha tocado trabajar.

Si esto no nos entra en la cabeza, si pensamos que concejal puede serlo cualquiera y que cualquiera sabe  como llevar  especialidades como Urbanismo, Deporte, Informática, Seguridad, etc. el futuro de cualquier administración pública está en entredicho.

Quizás deberíamos dirigir nuestra ira y nuestro discurso a pedir responsabilidades a los que alegremente hicieron funcionarios o crearon puestos a dedo para personas de dudosa valía para pagar favores políticos o compromisos personales.

Estas prácticas nos han llevado a un clientelismo inútil, a un organigrama plagado de personas que por sí mismas son incapaces de crear riqueza para Aranjuez y otros municipios porque su único mérito ha sido ser amigo de o tener el carné de.

Pero volviendo al coste político de un consistorio… es retrógrado e inoperante que los sueldos de alcaldes y concejales sean marcados por cada equipo de gobierno entrante en vez de estar baremados desde el Estado central por tramos de población.

Es ridículo y grotesco vivir el espectáculo que estamos viviendo, ese mercadeo indigno de cifras, ese tira y afloja que degrada aún más la imagen de la clase política patria.

Igual ocurre con los organigramas municipales. Hay servicios que un Ayuntamiento no debería asumir. Igual que la ley de régimen local marca a las claras qué competencias deben recaer en cada municipio según su población, así debería existir un organigrama tipo para cada uno de los ayuntamientos españoles.

Que Aranjuez carezca de un técnico de turismo siendo Ciudad Paisaje de la Humanidad, que solo posea en plantilla a una docena de jardineros para mantener todas las zonas verdes del pueblo o que asuma competencias en educación o salud, es del todo disparatado. Léalo bien, porque pocos lo pondrán por escrito como estoy haciéndolo yo en estos momentos.

Como también es indigno, y con esto concluyo, que los  grupos con menos representatividad de la Corporación quieran liderar y chantajear con sus posturas monetarias a un gobierno en minoría como el del PSOE de Aranjuez.

El grupo mayoritario, el PP, ni siquiera ha sido citado a esas reuniones que están en boca de todo el mundo para conocer nuestra propuesta o nuestra oferta sobre las liberaciones y sueldos de los políticos y administrativos de los diferentes grupos.

Nuestra postura es clara y directa… convóquese una reunión en la que estén todos los partidos políticos, incluido el PSOE, por supuesto, y salgamos de esa cita con una propuesta cerrada que desbloqueé de una vez este esperpento valleinclaniano.

Esto que parece tan sencillo algunos no lo quieren y prefieren seguir rascando y rascando a ver que sacan de más, aunque los resultados de las urnas no les respalden para erigirse como portavoces de nada.


Por el bien de Aranjuez, esperemos que en el Pleno de Julio (por narices debe celebrarse) esta agonía acabe.

2 comentarios:

JL dijo...

Pues no te falta razón en mucho de lo que comentas, aunque tu postura puede venir influida por la posición que ocupaste en su momento.

Si se os escucha a unos y a otros al final justificáis (y tú no lo haces mal, por cierto) esos sueldos que cobrabáis.

Yo también podría decir que eso de asumir esas responsabilidades de los cargos de confianza lo podrían hacer técnicos, funcionarios municipales, con lo que evidentemente el ahorro sería aún mayor.
Sé que me lo vas a rebatir, y además también sé cómo lo vas a hacer, me vas a decir que si esa persona no es de tu entera confianza no te sirve para esa labor, y visto así tienes razón, alguien desde el PSOE para justificar esto mismo me decía que colocar a una persona para hacer esa labor era "estigmatizarla" para siempre. Sí, pero no. Si esa persona hiciera bien el trabajo no quedaría estigmatizada, pero...

Hablas de mercadeo persa, y ahí coincido totalmente contigo, pero no se lo voy a achacar a los grupos pequeños, ni siquiera a los populistas que tanta manía parece que los tienes, el problema viene de una alcaldesa incapaz. Y lo digo alto, con todas las letras. Desde que ha llegado no lo está haciendo bien, le está faltando mucha altura de miras, altura política. No negocia, quiere imponer y no tiene ni el 30% de los concejales del ayuntamiento. Debía haber convocado a todos, haber presentado una propuesta, ella la primera, haber visto las que traían los demás y después hablar. Pero no se pueden hacer las cosas como las está haciendo. Escribí una carta abierta a Cristina que a algunos les pareció dura, pues bien si esa carta la hubiera escrito hoy sería más dura, porque tendría más cosas que criticar. Tampoco quiero dejar de criticar al resto, van dando información con cuentagotas, la que les interesa además, parece que son los únicos que están en posesión de la verdad, no hay ni luz, ni taquígrafos y eso al final se vuelve en contra porque algunos ciudadanos terminaremos pensando que nos están escamoteando una vez más.

Javier Lindo dijo...

Este tipo de tiras y aflojas se eliminaba de un plumazo con un baremo salarial dictado desde el gobierno central o desde el autonómico.

Una población no puede permitirse estar paralizada si de las urnas no emana un gobierno estable.

Ya lo digo en mi entrada anterior.

Gracias por opinar en mi blog.