lunes, 19 de enero de 2015

Twitter, ese cortijo de la izquierda

Viendo el intento de acoso y derribo que se quiere llevar a cabo por parte de la izquierda ribereña de la cuenta oficial del PP de Aranjuez, me da por escribir estas líneas.

La izquierda está acostumbrada a que los medios de comunicación, la televisión sobre todo, sean terreno abonado para sus mensajes y soflamas. No pueden soportar que la derecha, cuya tradicional manera de ser blanda y acomplejada ayuda una barbaridad, les salga respondona y se defienda con sus mismas armas.

Se acusa al PP de Aranjuez de una mala estrategia de comunicación en redes sociales, de mala educación y de lenguaje poco adecuado.

Desconocen estos acusadores, enemigos de la pluralidad, que la N-etiqueta, o protocolo de buen comportamiento en Internet no contempla que palabras como "tío" o "chavalín" sean insultos. Ni la N-etiqueta ni el sentido común. Vaya esto por delante.

En Internet el video, la imagen, la campaña visual es lo que prevalece, Images rules.

En un futuro no muy lejano, las nuevas generaciones buscarán debajo de cada titular de noticias un botón de play para iniciar un vídeo o un audio. Son las nuevas tendencias. Imparables cambios.

Por eso, que un ciudadano se queje de que un perfil de un partido político le conteste es insólito. Que los medios de comunicación supuestamente serios den pábulo a estos hechos es aberrante, o malintencionado por varios motivos que después explicaré.

Comprendo que es extraño que una cuenta de un partido responda a los ciudadanos, incluso milagroso, pero también es lógico que las respuestas a mensajes hirientes, a descalificaciones o a insultos, no sean unos "Buenos días" o un "Gracias por tu cariñoso comentario".